domingo, 29 de noviembre de 2009

Donosti 2011

Dentro de dos años, un día como hoy, debutaré en la mágica distancia de Filípides.

Realizaré los 42.095 metros de rigor en la 34ª edición del Maratón de San Sebastián.

Llevo con ese objetivo marcado desde hace tantos años que ya parece una leyenda escrita a fuego en mis zapatillas: cuando cumpla 10 años corriendo (2001-11) y 30 años (1981-2011) debutaré en la distancia maratoniana.

La primera de las premisas responde a haber acumulado suficientes kilómetros en las piernas, entrenos, carreras y experiencia como para afrontar mínimamente preparado el gran reto.
La segunda alude a la edad en la que empieza a ser recomendable pasar a distancia superiores y donde mejor se rinde ya que la tendencia natural hace que perdamos velocidad y nos volvamos más diesel.

San Sebastián como ciudad, tiene magia en sí y además es el Maratón nacional de Otoño más prestigioso. Con buena meteorología, tiene un recorrido lo suficientemente bueno como para aspirar a hacer un buen tiempo de debut junto al gran nivel de atletas populares.

Empieza la cuenta atrás, tengo dos temporadas para llegar lo mejor preparado posible a esa fecha, y si todo va bien, empezar las 12 semanas de preparación el 1 de septiembre de 2011.

Lo dicho, si toda va bien, porque la gran incognita será si mis piernas me dejaran meter tantos kilómetros como necesitaré.

3 comentarios:

Triplem dijo...

Esto si que son objetivos... a muy largo plazo. "Piensa en positivo para conseguir tus sueños"
Triplem.

Darío Collado dijo...

Eso es! la hoja de ruta necesaria para caminar cada día ;)

Lazarillo dijo...

Darío, aunque los tiempos que manejamos en carrera son diferentes, compartimos mismo sueño; debutar como MARATONIANOS en la gran distancia en la misma ciudad.

Suerte y al lío.

Lazarillo.