jueves, 16 de mayo de 2019

Crónica del Maratón de Ginebra 2019 #genevemarathon

[Este post viene de Preparación del Maratón de Ginebra 2019]

Viernes y sábado en Ginebra
Llegamos a Ginebra el viernes por la mañana, alojados en el Hotel de Genéve (254€/dos noches con desayuno justo pero más que suficiente. Hotel recomendable por ubicación, trato, tamaño de la habitación y detalles como dejarte duchar después de la carrera) de la Plaza de Mercier, apenas a 5' caminando de la estación de tren de Cornavin. Con todo a mano. Una de las grandes ventajas de esta ciudad, por un lado, puedes ir a casi cualquier sitio caminando, por otro, el transporte es gratuito y puedes coger todos los buses, tranvías o barcos que necesites por lo que no moverse con esas condiciones es un pecado.

Mención aparte es comer, cenar, consumir cualquier cosa en la ciudad. En determinadas circunstancias entre una vez y media y dos veces lo que pagarías en Madrid. Cuestión que ya sabíamos y que seguramente quede amortiguada por su política de vuelos baratos y transporte gratis pero es cierto que cuando te toca acometer "la dolorosa" duele un poquito :)
Ejemplos (mayo 2019)
- Vapiano (tipo Vip's): dos pizzas grandes y cerveza más coca-cola 46€.
- Chez Ma Couisine Lissignol (típico especializados en pollo, ¡sí pollo a la brasa!): dos medios pollos con patatas y ensalada, cerveza y agua 38€.
- Mövenpick (otro tipo Vip's): una pizza, un panini, un perrito caliente, agua y coca cola 43€.
- McDonalds. Menú BigMac 12€.
- Subway. Menú 9€.

Vistas relajantes del Lago Lemán y el Jet d'Eau.

Aprovechamos el bueno tiempo para patear un poco de la ciudad divisando el Lago Lemán y el "Chorro de Agua" en la zona de Pàquis, cruzar hacia el Parc de la Grange con barquito, de vuelta hacia la zona de jardín botánico y Naciones Unidas. Siempre con la vista puesta en el precioso Jet d'Eau.
Empezó a llover y nos retiramos a descansar. Lo malo es que empezamos a ver a César más apagado, ya venía tocado, y estuvo malito todo el fin de semana, aún así, portándose como un auténtico campeón.

El día siguiente acudimos a la Feria del Corredor situada en el Jardin Anglais para retirar el dorsal (en la bolsa solo te dan esto, una camiseta de calidad cuestionable y ya). Amaneció lloviendo y el paseo fue pasado por agua. Es una feria pequeña pero suficiente para hacer lo previsto, pasar por algún stand de maratones franceses o suizos, material y poco más. Para un "no gran Fan de Ferias de Corredor" como yo, me pareció estupenda ;)
Nos prometimos los mejores deseos para el día siguiente y a otra cosa.


Desafiando la gravedad en Marathon Village.

Nos movimos por el centro histórico hasta la hora de comer: Plaza de Bourg de Four, Catedral, Maison Tavel, Arsenal... un poco de callejeo, también aprovechando que el día se había despejado. Aunque llovería por la tarde, se quedaría perfecto para el día siguiente. Nos quedamos con ganas de ver muchas más cosas, tipo Museos y demás pero no hubo tiempo ni ganas con César malito. Descansamos con el peque y a velas armas para "el día D".

Primera vez con "la verde" de los DrinkingRunners. También primera vez con manga corta y malla corta en un maratón, "a lo Kipchoge" ;)

Previo
Despertador fijado a las 7.00AM para desayunar rápido (mandarina, zumo, café y dos tostadas con mermelada) y disponerme a marcharme a la salida. Coincido con un japonés, el resto negocios y turistas. Bebo mucha agua. Se antoja día caluroso en tramos, con viento y humedad de las lluvias de los otros días.
A las 8.00AM bajo caminando hacia el puente que cruza hacia Bel-Air y allí ya esperan un montón de corredores al tranvía hacia la salida fijada en Chêne Bourg, Plaza Favre. A las 8.25AM estoy ya en la salida. Ha debido ser de los maratones que con más antelación he estado ya en en lugar de los hechos.
Aprovecho para ver la salida de la Media Maratón (8.45AM), una vez empieza, el ambiente se queda muy tranquilo. En la Media meten 5.000 corredores pero en el Maratón "solo" 1.900 (similar al Castellón que corrí en 2014). Al principio me decía "queda una hora, he visto más ambiente en el Cross de Barajas que aquí, no veo a nadie". La cuestión es que mucha gente estaba esperando en los vestuarios para trascurrir el tiempo calentitos.

A las 9.15AM dejo la mochila en el camión y me quedo vestido ya "de corto" para hacer el calentamiento y estar dispuesto para empezar la faena. La temperatura es perfecta. En torno a 12º que subirán a unos 15º. Cuando empieza la carrera sale el Sol. Solo me preocupa el viento, del resto ya me encargo yo.

Preparado para la acción :)

Aunque tengo dorsal de 3h15' (ufano de mi cuando me apunté en octubre...) me meto en el cajón de 3h30' para ser más realista con mi situación actual. Me encuentro con dos españoles con los que luego compartiré tramos durante la carrera. Nos deseamos suerte y empezamos.

El Maratón
Aunque la calzada es estrechita, este no es un Maratón "grande" de Europa. Se corre bien y apenas recorridos unos metros ya es cuestión de ir encontrando el ritmo de cada cuál. Mi consigna era estar "entre 5 y 5.10, no menos" según palabras de Luis del Águila. Se trataba de clavar ritmos de entrenos. ¿Es posible eso en un Maratón? Veremos...

El Circuito de marras.

Confieso que no miré mucho el recorrido. Sé que es "campo" hasta el K34 apróximadamente y ahí conectas con la ciudad de Ginebra en el Lago Lemán donde ya circulas por el Lago y callejeas un poco hasta el final para llegar al Pont du Mont-Blanc, el de las banderitas del Cantón de Ginebra y Suiza.
En otras ocasiones conocería el mapa de memoria. Aquí no. Mis "preocupaciones" son otras. Cómo responda el soleo, el pie y la musculatura en general. Si mi cuerpo será capaz de hacer 42K cuando su tirada más larga solo ha sido de 22K y es evidente que me faltan kilómetros.
Si sé que es un circuito muy llano y, gracias al español que conozco en la salida, que hay un tramo que se repite después del "ventialgo" y que en la conexión con la ciudad de Ginebra hay una bajada importante. Hay un desnivel negativo de 50 metros en total. Yo les digo que el viento siendo campo abierto se va a notar. Y así es.

Perfil, con el "escalón" del K34.

Salgo a un ritmo cercano a 5.05, el paisaje habitual es un camino asfaltado estrecho (pueden ir unos 4-5 corredores en paralelo) razonablemente llano y con buen firme. A un lado encontrabas campos de flores altas, viñedos, algunas veces vacas o riachuelos. En otros momentos, al tratarse de campo abierto el viento se nota bastante y yo me intento refugiar en corredores para no castigarme en todo el extenso tramo que vamos a afrontar en la parte más bucólica del circuito.

Esto hace que salte de un grupo a otro buscando refugio y los siguientes kilómetros estén cercanos a 5.00. Paso el K10 en 44.52 (ritmo de 4.59) lo que me deja plenamente satisfecho. Voy bien, bastante acompañado y aunque hay veces que tenemos colinas pequeñas que subir, también se bajan y compensan el recorrido. Estamos en una zona denominada Choulex.


Primeros kilómetros concentrado y agrupado.

Tras esta parte, comenzamos una vuelta de casi 20K (que repetirá recorrido en los 5 finales pero que nos llevará casi hasta Ginebra) Es la parte más bonita del circuito. En función de la orientación del "caminito", ves montañas nevadas como el Jura o pasas por pueblecitos con casitas donde te suelen animar, de forma discreta pero animan. A excepción de algún cruce de caminos con más gente, público, lo que se dice público, poco había para que nos vamos a engañar pero somos maratonianos y podemos con eso y con más :)

El GPS hace de las suyas y es difícil saber realmente a qué ritmo vas hasta que "picas manualmente" el kilómetro que pasas. En muchas partes del circuito también se han volado los carteles del viento y los pico a los dos km. Mi sensación es que voy sobre 5.00-5.05, tampoco me preocupa mucho, quizás mis "avisos" son no bajar de 5 y no subir de 5.10. En el K20 paso en 50.19 (ritmo de 5.02) y aunque es peor que el anterior las sensaciones son buenas y me digo que me ha servido también para reservar un poco. Ritmo de media de 1.45.54 (proyección sobre 3.32 que en ese momento firmaba a ojos cerrados. En Roma pasé a 1.46.08.


Me propuse salir bien en todas las cámaras. ¡Qué coñe! Cuando vas así y te lo crees, ocurre :)

No hay grandes referencias en el circuito más que las que comento. Son las zonas de Jussy y Presinge. No estamos en un Maratón urbano. A esto he venido y me lo estoy pasando en grande. Es el primero que hago de este tipo y también fue uno de los motivos para elegirlo, su diferencia a los que había corrido y a los habituales comerciales. También que me quedara sin correrlo hace 4 años tras la caída de moto y rotura de menisco. Hay momentos de "flow" en los que te quedas mirando una montaña o un campo. O a un corredor. O simplemente "a tus pensamientos". Un Maratón da para muchas vueltas al coco. Mis "corredores habituales" son un español y su chica británica, los dos españoles que me encuentro de la salida, un portugués y otras féminas. Intercambiamos impresiones irregulares, otras simplemente miradas o gestos. Da igual, somo la cofradía del largo aliento. Mismo objetivo: llegar a Ginebra. Mi sensación fue de estar en un Maratón donde principalmente había suizos, obviamente, franceses y luego británicos, ¡muchísimos! En menor medida, belgas, holandeses, italianos, españoles y japoneses.

Los avituallamientos son muy cuantiosos en número, evidentemente las mesas no son tan largas como para un Maratón de +10.000 pero si estás avispado debes coger en uno si y otro también. Salvo en los dos primeros que cojo solo agua, en el resto tomo Enervit y agua. Nunca fruta ni geles. No he introducido esto en ninguna carrera salvo en la petada que tuve en Rotterdam hace mil años donde me "comía todo". Lo único que me sigue escamando de los avituallamientos es como la gente se cruza de lado a lado de la calle para coger un vaso de agua o se para en saco delante tuya. No están fijados en kilómetros exactos (tipo 10, 15, 20...) por lo que simplemente hay que tenerlo en cuenta y suelen estar avisados 200 metros antes.

La obsesión de medir el tiempo...

Me ahorro el rollo. La carrera se pone seria. Pasado el K20, me pasan los españoles y me dicen que vaya con ellos. Yo sigo mi carrera y estoy encantado de la que estoy haciendo. Así debe ser, no seguir a otros, como en la vida en general, seguir tu camino. Aquel que piensas que a tu ritmo te llevará a la meta. Unas veces solo, otras acompañado. Les dejo marchar, me giro la gorra (signo para los que me conocen de que "empieza la fiesta y hay que ponerse el mono") e ingiero el primer gel en K23. Nunca lo tomo tan pronto. Suelo esperar al K30 pero creo que esta vez necesito darle una pequeña recompensa a cuerpo y mente. El viento está pegando bien y de vez en cuando noto que el pie derecho aquel que me preocupaba no aterriza como me gustaría. Intento no pensar en ello y me focalizo en el esfuerzo realizado para llegar aquí, en la gente que quiero y que me quiere (mis soles que esperan en meta, uno de ellos malito haciendo de tripas corazón), también en los que no pueden correr ahora como les gustaría como Pablo o Bernal. También en que lo que se me suelo atragantar psicológicamente es la "travesía del desierto" desde la Media Maratón hasta el K30-32... pienso en varios cosas: tomaré un gel cada 6K (quedarán en el 29 y el 35) y entraré en la ciudad en el 34 y veré a los míos en el 39 y 42. "Lo que tardas en hacer una vuelta al Retiro...". Trampas al solitario...

Parece que iba sobrado...

El tramo del K25 al 30 apróx. es precisamente aquel que decían se repetía. Se hace un poco monótono, necesito salir ya del campo. Paso el K30 en 49.51 (ritmo de 4.59), lo veo ahora, no calculo cada 10 kilómetros. Me fijo más en que los 30 suman 2 horas 30 minutos 13 segundos. Ahí si que soy capaz de calcular que voy a 5.00. Buenas noticias. Lo positivo de correr a 5 es que es fácil calcular sin mucho esfuerzo mental si vas en horquilla o no.

Parece que el aterrizaje del pie "de aquella manera" aparece y desaparece. Solo deseo q no haga sobrecargarse el soleo. Lo bueno es que no noto cuádriceps o gemelos especialmente cargados como si lo noté en Roma desde apenas el K15.
Se pone a llover, no nos falta de nada. Espero que sea una nube. Duro un poco (10') y se va. Estamos cerca del tramo que conecta con la ciudad. Ya llevo dos geles. El ritmo no desfallece. Ya no corro tan grácil pero creo que me he plantado "con opciones" al baile final de los últimos 12K con Filípides, los de la verdad.

Para mi sorpresa, empezamos una bajada tremenda. Es una noticia inmensa porque me motiva no tanto ya a ir más rápido sino a saber que podré mantener un buen rirmo unos kilómetros con menor coste energético. Habrá que tener ojo a los apoyos en bajada pero merece la pena creerse que es una gran "buena nueva". Mantengo en torno a 5.00 hasta el K34. Pasamos por debajo de un tunel con un DJ. Me vengo arriba :)

El día se ha abierto completamente, la carretera, ya más ancha, nos lleva inexeroblemente al Lago Lemán.

Tengo mi fotaca con buena cara, Lago y barquitos, ¡yuhuuuu!

Me digo que todo puede ocurrir en un Maratón pero que me quedan ya apenas 40' de carrera. ¡Vamos! La vista a derechas del Lemán es impresionante. De quitar el hipo. Barquitos. Tranquilidad de las aguas. Montañas al fondo de nuevo, otras. Yo sigo a piñón y ya me creo que es mi mejor Maratón de los últimos años. También en Roma le pegué los últimos kilómetros hasta el K40, imagino que hoy será igual. Así que le doy.
Antes de callejear un poco Ginebra, encuentro a mis españoles. Han pinchado un poco pero su sangría no llegará la río. Les paso fuerte y me ven animar al público. Voy desatado. Es un público curioso: te miran expectante, incluso cuando ven que eres español te sueltan un "viva España", "vamos" o lo que sea pero si no les dices nada, no dicen nada. Así que cada vez que me topo con un grupo les suelto un "Allez!!!"


Iba como un tiro en la ciudad, no se me quitaba la sonrisa en la boca de disfrutar tanto corriendo.

Últimos kilómetros 4.41 (K39) / 4.37 (K40) / 4.43 (K41) y y 5.53 de los 1.195 metros finales. Nunca he terminado tan fuerte (¡qué importante la fuerza!) en un Maratón desde mi debut en Donosti 2011. ¡Qué diablos! Es posible que nunca haya terminado así un Maratón. Ahora los ritmos son otros peeeero terminar -20'' por kilómetro por debajo de ritmo crucero sin bajón es inaudito tanto cuando iba a 4' como ahora a 5'/K.

Pero antes, el momentazo del Maratón: un poco antes del K39 está mi "Comando Cencerro" (compramos un cencerro por Amazon para animar "a lo suizo") y le choco la mano a mi César guapetón y Pilo me suelta un "que se te escapa el globo de las 3.30..."
Ya solo sueño con la llegada tras hacer un bucle de apenas 2 kilómetros y pico (K40 en 49.25 ritmo de 4.56). Ya veo a mi chico en la esquinita. De lejos les miro y le pregunto a Pili si sale César conmigo a correr los últimos metros como habíamos comentado si se encontraba bien y le apetecía y... dice que si y le recojo en la valla.

Esta es la cara que pones cuando corres más fuerte que nunca y te encuentras con tu familia tras más de 3 horas corriendo...

Son apenas 100 metros de gloria. Soñados. Hace 4 años no pude correr aquí por un accidente de moto que cambió para siempre mi mundo de correr. No me di por vencido. Hace unos meses no pude correr Valencia por otra dichosa lesión... pero aquí estamos mi chico y yo para disfrutar del último tramo juntos, con un recuerdo para siempre. Le llevo en brazos porque está malito y justito de fuerzas. Gritando los dos "Allez!" desaforados. Costando portarle lo que los últimos 42K corriendo. Y a falta de unos metros, le suelto al suelo y corre conmigo.

Llevando en brazos a mi chico.

Entrando con él corriendo, bendito Maratón "family friendly" (Esto es difícil de hacer en uno grande)

Completamos juntos el décimo Maratón de Papi, el primero suyo conmigo. Tercero presente tras Castellón, Roma y hoy Ginebra. ¡Qué grande es el correr! ¡Qué grande el Maratón!
Forma parte de una estirpe de bichos raros a los que le gusta el largo aliento pero bendita afición.

3h30'17'' (a 4.59/K) 398º clasificado de 1.880 llegados.
Mi Vídeo personalizado de la carrera.

La medalla de Finisher junto al futuro maratoniano.

Salió cara. Todo lo que podía salir bien, así salió. Y lo contrario, no apareció.

Qué importante es el coco, la perseveracia, constancia y la fe. Creer que se puede. Tenía muchas cosas en contra pero el pensamiento positivo arrolló a todo lo demás. Y la fuerza que trabajé con Luis y que espero que me ayude a seguir mejorando.

Recomiendo el Maratón de Ginebra para un/a maratoniano/a que ya lleve unos cuantos dado que es muy buen recorrido, rápido y llano, bonito con el contraste campo-lago-ciudad, bien organizado (Es un Bronze Label de la IAAF como Barcelona, por ejemplo) pero también chiquitito y de tener coco en los momentos de menos gente, que también los hay. Tanto de animación como de corredores.

Décimo Maratón que me deja absolutamente feliz por haber podido completar esta mágica cifra 8 años después de empezar en esto. Primero pensé que sería muy fácil alcanzarlo, después imposible. Tiempo después, ocurrió. Y ahora solo pienso en aquel post que escribí un día que decía que quería correr ¡50 maratones! Ya sé que no llegaré, ya no importa peeeero mantengo el espíritu, las ganas y la ilusión de seguir haciendo esta bendita locura, acompañado de los míos en un territorio desconocido. Sean 20, 25, 30 o ya me quede en 10. Como ya corro el que disputo como si fuera el último, creo que me lo paso aún mejor. Ha sido una delicia completar este último.

¡10 veces maratoniano!

¡Seguimos!

miércoles, 15 de mayo de 2019

Preparación para el Maratón de Ginebra 2019 #genevemarathon

Mucho tiempo sin pasar por aquí, desde que contaba que no podría correr Valencia en diciembre del año pasado como me hubiera gustado.
Que mejor manera de retomar el Blog que contar que corrí el domingo Ginebra "sano y salvo" y completé la efeméride de mi ¡décimo maratón!

Antes de esto, vayamos por partes hablando de la preparación (en este post) y luego hablaremos del Maratón (en otro)

La preparación
Como comentaba más arriba, en diciembre terminé de recuperar el soleo y a finales del mismo mes tomé dos decisiones clave:
1.Empezar dieta IG (aquella que inicié hace muchos años y me hice perder mucho peso siendo capaz de estabilizarlo) y
2.Volver a contar con Luis del Águila para planificación del Maratón, como en Roma, la fuerza en casa y las sesiones durante 2019.

El 26 de diciembre de 2018 pesaba 79,5kg, después de verano se agarraron unos kilos que por más que corría no se iban, tenía que modificar pautas de alimentación y es lo que hice. De forma metódica, constante y de poco a poco. Hubo momentos en la preparación en los que rondé 70,5-71, ¡como en los viejos tiempos! Debía estar en la línea de salida de Ginebra con unos 72. Huelga decir que los -7/8kgs se notaron tanto durante la preparación como durante la carrera, favoreciendo correr más ligero sin lesión. ¿El cómo? Comiendo sano con sentido común, poco más. Hace mucho tiempo (2009) hablé por aquí del método que seguí.

Enero fue el mes de base con Luis, metíamos 4 días a la semana "con algo de calidad" los domingos, algún ritmo controlado. Parecía que las cosas iban bien, íbamos subiendo kilometraje y ya me acercaba a los 50K semanales con buenas sensaciones y pérdida de peso. Con 65K a la semana y 5 días he sido capaz de meter maratones en 2.53-55... empezaba a tener sensaciones, no tanto de ritmo pero si de regularidad y asimilación de entrenos que psicológicamente me llevaban lejos y de forma optimista a poder seguir avanzando en esto del correr maratón de forma firme y segura. Así trascurrió febrero e incluso parte del mes de marzo, compartiendo muchos "earlies" (martes a las 6 de la mañana), sábados y domingos con los "DrinkingRunners".

Preparación de un Maratón con mil contrastes: invierno, calor, Madrid, Bucarest (26/02) incluso en un rodaje ;)

Ya identificaba que cuando tenía controlados "más exigentes" el pie derecho no aterrizaba bien pero nada hacía indicar que algo se torciera. Mi rimo semanal eran rodajes a 5.10 primero luego a 5, y tenía la sensación de ir parado. Iba sobrado. En alguna sesión de fuerza, Luis me decía algo así como "me da igual lo que me envíes, lo que me importa y así sé si rendirás o no, es la fuerza que hagas aquí y si eres capaz de hacer lo que planteamos". Y había veces que no tenía fuerza en ciertas zonas por más que fuera por debajo de 5' silbando en el parque... No se equivocó.

Grandes ratos, gran compañía: martes, sábados o domingos (Gracias Iñigo por esos controlados). Geniales DrinkingRunners. Aquí de excursión al Docamar donde me llevé "de recuerdo" chocarme con una valla de la calle Alcalá en una costilla. ¡El pupas!

Sin embargo, el 17 de marzo tras volver de un fin de semana en Ávila (donde ya notaba malas sensaciones simplemente caminando) no soy capaz de completar más de 20' trotando, vuelvo a casa con las orejas gachas para optar por una retirada a tiempo conservadora y ponerme en manos inmediatamente de mi osteópata Ismael el día siguiente. No quería repetir la "mala fortuna" de Valencia, donde no le di importancia. Notaba el pie derecho cargadísimo.
Llevaba 11 semanas de entrenamientos continuados a buen ritmo y 4 días por semana, y la zona dijo "pausa". Mi osteópata me comentó que parar así, fue la clave, recuperamos, tenía otra vez bastante rígida y cargada toda la cadena de pierna derecha desde arriba hasta el pie, contando soleo otra vez por supuesto. Pero no estaba "tan trillado" como en octubre cuando tuve que parar del todo y no dio tiempo a recuperarlo.
Fue duro porque otra vez me veía "a escasas semanas para un Maratón" con bastante trabajo hecho, con el tiempo justo, el cuerpo otra vez débil y donde debería contar con todo de cara para llegar bien, sin lesión, por los pelos. Dos lesiones en dos maratones seguidos sería demasiado. Había que apelar a la resiliencia, fe inquebrantable del maratoniano, al trabajo de lo que está en tu mano y a la suerte. Pasarme un poco más de rosca, me lesionaría pero no entrenar hasta "lo mínimo razonable" para una carrera de más de 3 horas, me haría llegar sin garantías. ¡Menudo papelón!

5 kilómetros tras 6 días parado el 23 de marzo... Otra vez "desde cero". Rictus de "tengo que creerme que llego a Ginebra"...

Tras dos semanas casi parado de correr, retomamos el plan el 1 de abril, con apenas 5 semanas para entrenar hasta la que se celebra el propio Maratón. De común acuerdo, acordamos bajar de 4 a 3 días para correr más descansado y asimilar, aumentar ritmo de 5.00 a 5.10 entre semana, sin controlado el domingo, solo acumular. Cruzando todos los dedos para llegar. Meto como unas 3 sesiones de fuerza en ese mes y medio, más el trabajo de siempre en casa... ¡y funciona!


Primer early tras volver a retomar plan. El 2 de abril, ya "hacía menos frío" ;)
Gracias eternas, grupo de locos :)

En las sesiones me veo con la fuerza que otras veces no, y en esas 5 semanas corro sin dolores importantes, aunque de vez en cuando note la cintilla iliotibial izquierda o más rígido pie y durete soleo derecho como ya sabemos... pero parece que aguantan.
Luis es claro en las sesiones que tenemos´, otra vez con algo así como: "si no mejoras la fuerza, estás condenado a lesionarte eternamente, y no aguantarás mucho corriendo este tipo de carreras". Me preocupo por sus palabras, pero también me ocupo, tanto poniéndome en sus manos como haciendo mi parte en casa y entendiendo, ¡otra vez más", que no hay más ciego que el que no quiere ver y la importancia supina de la fuerza. Correr, está sobrevalorado...

Las tiradas más largas son de 20 y 22 kilómetros respectivamente a falta de 2 y 1 semanas para "el día D". Muy bien por un lado en cuanto a confianza pero absolutamente justo de tiempo y kilómetros (tendría que completar el doble), ¿o no? El cuerpo es un misterio...

Hace semana y media, la última tirada (20K a 5.00) para Ginebra. ¿Presagio del desenlace?

Entrenos
Enero: 165K
Febrero: 180K
Marzo: 145K
Abril: 146K
Mayo: 60K (sin contar los 42K del domingo)
Total: 696 kilómetros en 19 semanas (Media de 37K/semana)

Seguir leyendo la Crónica del Maratón de Ginebra 2019.

lunes, 10 de diciembre de 2018

Mi NO Maratón de Valencia 2018

Esta es una crónica de lo que NO ocurrió el día 2 de diciembre en Valencia.

El 28 de octubre se paró la preparación. En la semana 8/13 para el "día D".
Tan solo una semana después de anotarme "una buena Media" para ser octubre (1.29.13 en Fuenlabrada)

Fue en un rodaje con Edu y Rafa "drinkingrunners". Debía hacer 20 y en el 16 noté que el gemelo derecho se cargaba más de la cuenta. Por precaución paré, y menos mal, volví andando a casa.
El caso es que desde ese día, mucho reposo, mucho fisio, intentarlo cada varios días cada una de las semanas hasta el domingo anterior a Valencia, donde definitivamente di por perdida la maratón. Durante semanas tiré de ilusión y proyección en "efecto Zatopek" por si no fuera tanto como luego fue y por si de forma milagrosa llegara justo, pero llegara. Cosa que no ocurrió.

Contractura en el soleo primero, después más bien distensión. Complicado recuperar tal daño en apenas 4-5 semanas sin hacer milagros ni hacerse una avería mayor. Así que tiré de sentido común y paré la aventura hacia el décimo maratón. Los primeros días, lo llevé mal, para que nos vamos a engañar, pero al paso de los días fui dosificando la emoción y entendiendo que esta vez había tocado así y que poco más podía hacer que todo el esfuerzo derramado por intentarlo.

Me quedé con las ganas de completar mi segunda maratón con mi gran amigo Ric, que se calzó un gran maratón en 3.49 con preparación complicada y sin pestañear, y con los drinkingrunners con los que preparé esas 8 semanas en las que "no me enteré" que estaba preparando un maratón.

¿Las causas del parón?
A toro pasado, veo varias, aunque al principio no les enlazara. Es innegable que el factor "mala suerte" puede aparecer en una preparación pero también el de las "malas decisiones". A la sazón
identifico:
- Pegarme una tarde de saltos con el niño en uno de esos sitios de colchonetas tan chulos que ahora se llevan. Lo di todo durante una hora de saltos imposibles y el día siguiente me metí una media maratón a 4.14, ¿suena un poco mal no? Ahora lo veo como un error de principiante. En ese momento fue el típico plan chulo con el niño que no pensé llegara a mayores...
- Meterme un Media en 1.29 sin muchos entrenos para ese ritmo ni un peso adecuado.
- Cambiar de zapatillas en la misma semana.

En fin, lección aprendida. Sigo en fase de recuperación. Pasada la "quimera" de intentar correr el Maratón de Valencia, pasé al plan "que se recupere el soleo cuando quiera". Ya sin prisa, con más reposo, contrastes frío-calor, estiramientos, más fisio, etc.

Mañana volveré a trotar 30' y a ver qué tal.

El plan es recuperarlo en lo que queda de año, base en enero y empezar a preparar Ginebra en febrero. Tiempo, parece que tengo, solo espero que me acompañe el factor "buena suerte" que no me acompañó en esta preparación.

Seguimos!

sábado, 20 de octubre de 2018

Inscrito al Maratón de Ginebra 2019 #genevemarathon

Empecé a preparar este Maratón hace 4 años.


Si, puede que suene un poco raro, pero es así. Justo en ese momento decidí correr el Maratón de Ginebra para mayo de 2015. Desgraciadamente mi ya "mil-veces" mencionada lesión no me lo permitió... y me quedé con las ganas en la cabeza de correrlo algún día, cuando pudiera.

Ese día, ha llegado.

Inscrito como regalo de cumple ;)

Me apetece un montón correr Ginebra porque fue el primer Maratón al que tuve que "decir que no" por la lesión (el otro fue Münich) y como satisfacción al comprobar que he podido volver y recuperar el tiempo perdido y las endorfinas que estos retos generaban, y por suerte ahora siguen generando, en mi vida.

Harmony Genève Marathon for Unicef
Un tramo de la carrera con los Alpes de fondo.

Como hace 4 años es un estupendo plan para:

- Viajar a una zona preciosa de Suiza tanto en la manejable ciudad de Ginebra como en sus alrededores (Lausanne, Annecy, Alpes...)
- Correr un Maratón internacional que está poniendo toda la ilusión del mundo por hacerlo crecer (Bronze Label según la IAAF y el "más rápido de Suiza") y nada masificado (algo más de 1.500 llegados) con la posibilidad de participar en multitud de carreras de menores, mujeres, 10K o Media Maratón tanto sábado como domingo.
- Disfrutar de bucólicos paisajes en 3/4 partes del recorrido. Iniciándose en zona rural, atravesando pueblos, casitas, vacas y de fondo el macizo alpino del Jura finalizando cerca del famoso Géiser del Lago Lemán de Ginebra.
- Ahorrar en el desplazamiento con vuelos baratos (60-80€) y transporte gratuito desde el aeropuerto y en la propia ciudad de Ginebra para turistas. Es cierto que la ciudad tiene un coste elevado pero también que esto te afectará más o menos en función del número de días que finalmente te acerques. En cualquier caso, en vuelos y transporte local ya es un ahorro neto.

Harmony Genève Marathon for Unicef

Al ser en mayo, tendré tiempo 10 semanas para descansar desde la finalización del Maratón de Valencia el 2 de diciembre hasta que comience la preparación el 4 de febrero. Tiempo más que razonable para descansar físicamente y mentalmente y comenzar las 13 semanas de plan (como hice para Roma) que llevarán al 12 de mayo a Ginebra.

Aunque queda un mundo, me gustaría prepararlo para mejorar la marca de Roma de este año (3h30'37'') sin muchas más pretensiones que eso, y pasarlo en grande con la familia haciendo una de las cosas que más me gusta: correr un maratón internacional y viajar fuera con los tuyos.

"Escribe aquella historia que mañana te gustaría leer" (2015) En ello estamos...

¿Te vienes a Ginebra? ;)

PD: agradecer a la organización haber mantenido su promesa de correr ¡4 años después! su Maratón.

domingo, 7 de octubre de 2018

Primer Bloque Maratón Valencia: Semana 5/13

Ayer completé la 5ª semana de entrenos (de las 13 previstas) para mi Maratón número 10: Valencia 2018.

La verdad es que este primer tramo se me ha pasado volando, puede que sea achacable a que, a diferencia de Roma después de la lesión, ahora sé que puedo y eso mentalmente carga menos.

También a que lo he decidido preparar y disfrutar "en modo tranquilo" (lo correré seguramente por encima de 5.30''/K), y eso hace que los entrenamientos sean muy asequibles, muchas veces sin mirar si quiera el reloj, y también, por supuesto, a que tengo la gran suerte de estas compartiendo gran parte de los entrenos: martes con los earlies a las 6.00AM de los DrinkingRunners, jueves con un compañero de trabajo en el Retiro y fines de semana, intento quedar uno si otro también con mi gran amigo Ricardo.

Con parte de los Drinking en una tirada de fin de semana.
 
Con Ricardo en la Alameda.

El plan consiste básicamente en 3 días a la semana con dos de rodajes de entre 10-12K y un día "más largo" el fin de semana donde suele haber algo parecido a controlados, pero claro, ajustando por lo alto al ritmo al que se correrá en Valencia (por ejemplo ayer, en los casi 18K metimos 8K a 4.48). Todo esto, confío en que suponga una base segura, lenta, y sin forzar lesión para el siguiente Maratón, el que debería empezar a preparar en enero-febrero y que si que será de ritmos más intensos (en mi estado actual, claro está)
Además de esto, hago dos días de fuerza por mi cuenta en casa, y la semana pasada hice sesión específica con el bueno de Luis del Águila. Todo avance para mi es poco en ese ámbito.

Volviendo a estas 5 semanas, he completado S1) 33,4 S2) 32,3 S3) 38,5 S4) 40 y S5) 40,6K, para una media de 37 (Fuí a Roma con 40K/semanales por lo que voy por la misma senda). La máxima "tirada" ha sido precisamente la de ayer de 17,5K con Ric.

La semana pasada me pegué "la alegría" de meter un diezmil, con calentamiento más soltar, al final salieron 16K. Carrera de la Educación Financiera y la Inclusión, copatrocinada por mi organización, y a la que me hacía especial ilusión acudir.
El Juan Carlos I es un parque realmente duro, sobre todo si metes dos vueltas buscando cuestas, y aunque en el primer cincomil aguanté por debajo de 20', en el segundo parcial pagué el pato y solo pude perder lo menos posible y llegar por encima de 41'. Pensé que estaba para menos pero tampoco puedo pedir peras al olmo si habitualmente no veo ritmos por debajo, ni siquiera de 4.30. Vídeo de la llegada pinchando aquí.

Llegada de la Carrera.

Resultado final 41.09 (oficial 41.03). Ritmo de 4.07, precisamente el mismo durante 21.097 metros en la Media de Azuqueca en mayo. Allí estaba en otra forma y era, sensiblemente, más llana ;)

Quedan 8 semanas que espero seguir disfrutando como estas primeras 5, en un par me escaparé también a la Media Maratón Fuenlabrada para intentar correr también en competición "un poco más rápido" que en el parque y salir de la monotonía de solo preparar Maratón en entrenos.

Mientras, dándole vueltas al Maratón de abril-mayo. En breve se resuelve la lotería del Maratón de Londres, y en caso de nones, habrá que elegir destino.

¡Seguimos!

miércoles, 26 de septiembre de 2018

Fin de la temporada 2017-18. Comienzo de la 2018-19

Aprovechando la efeméride de completar un primer año completo de correr con buenas sensaciones y la vuelta a mi querido Maratón, voy a retomar un clásico sobre cómo fue el presente año de correr que acaba de finalizar y cómo se presenta el siguiente.

Resumen de la Temporada 2017-18

Entrenos
Repartidos en 3 bloques:

  • 414K del 1 de septiembre a la primera semana de enero.
  • 528K de enero al Maratón de Roma (8 de abril)
  • 445K del Maratón de Roma al 27 de agosto.
Total de 1.387K apróximadamente.
116K mensuales de media lo que equivaldría a unos 29K semanales. Más o menos, 3 días por semana.

No tengo comparación respecto a la temporada anterior porque no los registré. Este año, con Garmin nuevo y energías renovadas, ha sido más fácil.
He de decir que me ha sorprendido ver unos 1.400 kms anuales que para mi estado actual son muchos, hay que ponerlos en contraposición a los más de 3.000 que hacía "en las temporadas buenas". Tanto para valorar esta como aquellas. Nada es gratis.

Carreras 

  • 8 carreras (igual que la temporada anterior, la diferencia es que este año ha habido Filipídica)
  • 1 Maratón, ¡por fin! (Roma en 3.30 Vs ninguno la anterior)
  • 1 Media Maratón (1.26 VS 1.31 del año pasado)
  • 6 de 10K (1 de 37' pero con menor distancia, Carrera del Rayismo, 1 de 38', 2 de 39', 2 de 42' acompañando VS 7 del año pasado; 1 de 37', 1 de 38', 4 de 39' y 1 de 41')
  • Nada en Cross, Pista ni Montaña.


Mejores Puestos



Mejores Tiempos

  • 38'41'' (Canillejas 10K) VS 2016-17 37'57'' (Carrera de Madrid Norte Sur 10K)
  • 1h26'52'' (Media Maratón de Azuqueca) VS 2016-17 1h31'26'' (Media Maratón de Madrid)
  • 3h30'37'' (Maratón de Roma) VS no hubo Maratón en 2016-17.


Balance
Para mi es 12 sobre 10. Por fin tengo la sensación de volver a ser corredor. Ojo, no solo por volver a poder correr un Maratón y no lesionarme en el intento sino por la regularidad de estar todo un año corriendo, si 3 días y solo 41K semanales en la preparación de media, pero es que hace dos pestañeos no podía hacer ni uno a la semana tras la lesión.
Por otro lado, seguramente ha sido el año más duro de mi vida por el cóctel trabajo-familia-estudios-correr y sacar un Maratón y el tran-tran de seguir corriendo es para sentirse orgulloso.

Después estuvo el sueño de una mañana en Azuqueca ;) que me hizo ver que puedo correr una Media Maratón a poco más de 4', lo que antes podía hacer sin problemas en un Maratón. Vuelvo a lo mismo, no lo fijo como un punto de retorno ni de fijación pero agrada verse, como ese día, corriendo largo 'y bien' tras tanta tormenta estos años. Me han lucido menos los diezmiles pero el centrarme en la ''eterna distancia' ha hecho que no los haya preparado ni tan bien como el anterior ni tan frecuentemente.

Maratón de Roma 2018. Feliz como una perdiz, volviendo a mi amada distancia 4 años después.

Comienzo de la Temporada 2018-19

Enlazando el título del post con la parte final, estas semanas me encuentro ya de lleno con la nueva temporada de correr. Sobre todo puedo considerar que en esta, entro de todas todas. Por un lado, el domingo hago mi primera carrera de la temporada (10K de la Educación Financiera en el JCI) sin grandes pretensiones, ganas de participar en algo que copatrocina mi propia entidad y que me ayude a ver cómo estoy en ritmos más rápido y distancia corta para coger un poco de calidad en la carrera... en la preparación del que espero sea mi DÉCIMO MARATÓN.

Precisamente esta mañana me he inscrito al Maratón de Valencia, aquel en el que pude correr en 2.47.28 en 2012... que mis ojos nunca verán más en formato tiempo pero si en distancia y ciudad. Había un plan realmente chulo de los @drinkingrunners, a los que cada vez veo más, también engañé a mi gran amigo Ricardo a correr juntos, otra vez, su segundo Maratón y dicho y hecho, Maratón sencillo a ritmo disfrutón. Hagamos 3.45 o 4 horas, es lo de menos, ni quiero que la preparación me castigue (nos castigue) ni la propia carrera así que disfrutaremos el camino y el propio día D que se presenta espectacular.

Maratón de Valencia 2012. Mi actual MMP. Otra vida de correrr...

Después, en enero, quiero valorar si puedo pasar a correr 4 días e introducirlo en la nueva preparación. Engañado (y dejando que me engañen), he metido un Maratón (Valencia) con el que no contaba pues ahora mismo solo quería hacer uno en primavera pero veo asumible hacer uno 'más ligero' y otro, al ritmo que pueda. Para esa preparación contaré con Luis del Águila con el que sigo acudiendo mensualmente a sus sesiones de fuerza.
Participé en la lotería de Londres, que será resuelta a principios de octubre, ante el más que previsible descarte, valoro Ginebra, Copenhague o Edimburgo en mayo, sin haber nada concreto todavía.

Resumen, cruzando dedos, temporada de seguir disfrutando de correr (que facilita el necesario equilibrio cuerpo-mente), con dos Maratones y pensar que puedo seguir evolucionando, insisto, no tanto en tiempos sino en regularidad corriendo, sensaciones, no dolor, dos maratones, etc.

¡Disfruten sus trotes!

miércoles, 23 de mayo de 2018

Media Maratón de Azuqueca 2018

El domingo me acerqué hasta la localidad de Azuqueca de Henares, Guadalajara, a probar suerte en su Medio Maratón espoleado por un intercambio de impresiones vía Twitter con el gran bloguero y maratoniano Jesús Corral, Chuli que tenía intenciones de bajar de 1.30, algo que me motivó y vi factible intentarlo.

Apenas estaba a 25' de casa y tenía grandes sensaciones de la carrera del Rayismo (10K a 4'03'' en un circuito vallecano de cuestas de infarto) también ganas de hacer alguna carrerita más después de Roma y, particularmente, una Media, inédita para mi en todo 2018 (la primera después de la lesión fue la de Madrid el año pasado en 1h31'26'') a nivel competitivo, entrenando, claramente algunos días he pasado de 21K...

El caso es que me apetecía y quería correr. Algunas veces no hace falta mucho más. De hecho, creo que "con los deberes hechos" (de entreno de fondo de meses anteriores) pero con cierta improvisación en determinados momentos disfrutas más relajado y sin presión que con objetivos "marcados a fuego en el calendario".
El viernes había tenido sesión de fuerza con Luis del Águila y le comenté que no me metiera mucha caña porque justo había decidido correr esta Media.

Quedé con Chuli en la entrega de dorsales, también se acercó su mujer para correr una vuelta de las dos que constaba el circuito, rodamos, hablamos de Maratón y nos dispusimos a intentar bajar de 1.30. ¡Qué maravilla coincidir con gente que corre y sueñe en clave de correr como tú! ;)

Primera vuelta de toma de contacto con el circuito, los kilómetros caen en ritmos cercanos a 4'11-12'' (más rápido del 4'15'' esperado) pero más o menos vamos bien. Hay buenos grupetes y el trazado es sencillamente excepcional: plano como la palma de la mano, algunos giros, si, pero tremendamente favorable. Además, está nublado, ni pizca de calor en un sitio donde tienes todas las condiciones para torrarte en caso de que el día salga de tal forma.
Se notaba humedad pero la sensación térmica era especialmente favorable en relación a lo que podría haber.

Sobre el K8 pregunto a Chuli como va porque en ocasiones le veo hacer la goma del grupillo. Me dice que 'bien' y que tire si me veo. Lo suyo es un rodaje a 3 semanas del Maratón de Seattle, su guerra claramente no está aquí aún con todo y con eso está casi bordeando su MMP.
En mi caso, no tenía prisa, muscularmente había algunos kilómetros que parecía que la rodilla se notaba algo y tampoco quería petar antes de tiempo. Por otro lado, estábamos en una proyección de 1.28 largos lo que me dejaba plenamente satisfecho.
El caso es que le comento que 'si eso tiro luego, y que siempre voy muy pendiente de la musculatura que de momento llevo con pinzas'.

Mitad de la prueba, agrupados.

Pasamos por la pista de atletismo (K10 sobre 42'), punto ecuador de la prueba, tomo agua y a la salida del estadio empiezo a tirar y a coger un grupo, y luego otro... pienso que son 'apenas 10K' y me veo bien. Me marco el objetivo de ir lo más cercano posible a 4' en la carrera con el 'mini-reto' de ir cogiendo grupos, e ir soltándolos, así hasta arriba. ¡Me lo paso pipa! Hacía mucho que no me veía capaz de correr así y a ritmos realmente decentes. Voy gratamente sorprendido porque consigo un ritmo cercano al de diezmil actual pero... en los 10K siguientes de una Media Maratón (una vez pasada carrera veo que el primer diezmil sale como a 4'12 y el segundo sobre 4'01')

En los kilómetros finales, aunque ya más cascadete aguanto porque me veo en 1.27 y haciendo cuentas si aprieto... en ¡1.26! así que tiro en la última mini-cuesta de acceso al estadio (la única de todo el circuito, una broma comparada con Vallecas ;), empujo sobre todo en la recta de antes, y ya dentro... el reloj marca ¡1.26'52''!

1h26'52'' (4'07''/K)
48º clasificado de 404 llegados
Primera Vuelta: 45'17''
Segunda Vuelta 41'41'' (-3'36'' respecto a la primera)

Me quedo esperando la llegada de Chuli que, ¡ha conseguido el objetivo de bajar de 1.30! Así que todos contentos. Qué placer correr con él la primera parte de la carrera. Ojalá tengamos más ocasiones y alguna sea en su distancia fetiche del maratón. Lo pasamos en grande dentro de un día buenísimo de correr y con una organización realmente recomendable.


Absolutamente feliz. Os diría que el tiempo consechado ayudó a mi sensación de satisfacción, ni de broma pensaba que estaba para eso, suponen casi 5' de mejora con respecto al año pasado en esta nueva etapa de correr. Pero sobre todo de sensaciones, de sentirte fuerte corriendo.

Se trata de un ritmo de los que era capaz de hacer en un Maratón completo. Bueno, pues ya he conseguido hacerlo con grandes sensaciones en una Media. Por algo hay que empezar... no es que lo esté buscando porque realmente entreno lo que entreno (2-3 días máximo) y ahora mismo tengo mil frentes abiertos vitales pero estar en una carrera ya de enjundia como la distancia de Media de esta forma me encanta.

Me da fuerzas, como tantas veces en el pasado correr me dio, y me sigue motivando a seguir.

Próximas paradas: Norte Sur a mediados de Junio y posiblemente Liberty.

Nos leemos.




martes, 15 de mayo de 2018

I Carrera del Rayismo

El pasado domingo se celebró la I Carrera del Rayismo, un hito de afición al Rayo Vallecano que podemos agradecer a la Plataforma ADRV y a Fernando Sebastián. Casi un año después de la pionera #Chorirace en la que unas decenas de locos dimos N vueltas al campo del Rayo hasta completar 10K por la llegada del Chori Domínguez, llegar hasta los 1.000 inscritos en recorrido ya por las calles del barrio es un puntazo. Felicidades a todos.

No salimos hasta las 9.15, la organización quería asegurar correctamente el circuito y cuando se trata de un barrio como este, no es fácil hacerlo en pleno domingo. Había cánticos sobre el Rayo, ¡un ambientazo antes de empezar! Y buen rollo, olor a popular y carrera de antes, aunque fuera nueva ;)

En el calentamiento coincido con Pytu que lleva el globo de sub 40' y me parece una fantástica idea intentar seguirle, tras un mes del Maratón de Roma no tenía la menor idea de cuánto de "rápido" podría ir, más aún, tras 3 meses a ritmos de máximo 4'40"...

Salimos cuesta abajo y al poco ya toca subir, tanto como hasta el K5. El recorrido no engañaba a nadie en el perfil, Vallecas es lo que es, pero en las piernas pica mucho más que en el iPad :)
La subida inicial remontando Javier de Miguel, Palomeras... Hasta Pedro Laborde es simplemente alpina ;) después la gran bajada, hasta casi la M30 como quien dice, por el camino ya barruntamos que no llevamos delante más de 20-25 corredores, vamos dosificando en las cuestas, nos encontramos con Chema Martínez sobre el K6-7 que dice que ha venido a rodar aunque salió en cabeza, compartimos un rato con él (iríamos algo por debajo de 4') y en las rampas de subida ya buscando el campo del Rayo que prácticamente emulan trozos de la San Silvestre Vallecana Popular e Internacional ya nos abandona.

Tengo que agradecer a Pytu que llevó el tempo del grupo de forma perfecta, tenía claro que debía seguirles sino quería desangrarme en las cuestas... Y en los últimos metros antes de entrar al Campo del Rayo tengo gasolina para tirar y entrar en el estadio disfrutando.

37.50 sobre unos 9.4K de GPS ( desconozco distancia real) el ritmo debió ser sobre 4.02-03/K.
12° clasificando de unos 850 llegados.

Creo que es un ritmo muy razonable para un mes después de maratón y los entrenos que hice, y para las rampas que tiene esta carrera. Es posible que me vea beneficiado por motivación de la plaza ;) y porque en las subidas siempre tiré bien, como en el cross.

Si no me pierdo estas semanas, haré al Norte Sur, y puede que antes la Liberty, estaría bien bajar de 39' en alguna de ellas aunque francamente lo veo complicado.

¿Lo mejor? El como lo pasé y el que las patas sin tirar cohetes aguantaron bien y con gasolina, con fondo como de haber preparado un maratón casi 4 meses ;)

Nos vemos en la próxima :)

martes, 17 de abril de 2018

Crónica del Maratón de Roma 2018 #maratonadiroma

Los antecedentes

9 meses sin pasar por aquí, no por falta de ganas sino por tener la sensación durante muchos meses de estar pendiente de un hilo sobre mis sueños de correr, sobre todo sobre el sueño de volver a correr Maratón en 2018, y no ver el momento de contarlo.

Para entender el Maratón de Roma 2018 celebrado la semana pasada, debo acudir a mencionar brevemente a lo que ocurrió en diciembre de 2014 y cómo han sido los meses de septiembre de 2017 a abril de 2018.

En diciembre de 2014, tengo un leve accidente de moto que da con mis huesos en el suelo y producto de lo cuál, tras meses de dar vueltas me sacan el cuerno anterior del menisco externo roto, debo empezar desde cero en 2015 y retomar actividad en 2016 ya incluso corriendo alguna carrera y volviendo a un nivel razonable en 2017. Es lo que conté aquí durante estos años.

Ni que decir tiene que mi estado físico no es el mismo que hace unos años, tampoco el chasis ni la musculatura. Sin embargo, no lo llevo mal, después de caer a las profundidades, lo que peor puede llevar uno corriendo es que corra con dolor y vaya para atrás. Esa sensación fue la que tuve después de verano. Hice algunos diezmiles, ya entrenaba más que en primavera y, sin embargo, no me encontraba bien, incluso terminaba en carrera muy cascado o literalmente cojo el día después como me ocurrió en la SSV Internacional que pude hacer bajando de 40' pero muy lastimeramente. Como lo vería para ni siquiera reflejar aquí una carrera que tanto he amado.

El caso es que a principios de enero tengo que preparar un Maratón para el que 'locamente' (o no) me había apuntado antes de verano 2017 tras verme bien en la Media de Madrid, que soñaba poder correr y que, en semejantes condiciones, de molestias, dolor, malas sensaciones en definitiva... me parece quimérico entrenar así. ¿14 semanas de esta forma? Ni de broma.

A través de un post del gran Miguel, leo que también está echándose una partida con las lesiones (toda mi fuerza desde aquí) y que está trabajando con Luis del Águila. Le llevo leyendo, como muchos creo, desde hace mucho tiempo, valoro lo que escribe y transmite. En ese momento se produce el 'clic'. Tenía claro que me iba a autoentrenar. Sin embargo, durante esos días veo que necesito a alguien para ayudarme en lo que me pasa que tampoco sé lo que es. "Sé correr", llevo haciéndolo 17 años, he corrido hasta ese momento 8 maratones pero sigo teniendo la impresión de que en lo restante no tengo ni idea. Y lo restante, se llama fuerza.

En esa parte es en la que me ha ayudado Luis. Con pautas concretas de cómo fortalecer en casa y con sesiones específicas que trabajan las zonas más débiles: en mi caso la supinación y pronación, o la ausencia de las mismas (sobre todo de pie izquierdo) es lo que hace que se me sobrecargue sobremanera toda la cadena muscular de pierna izquierda, que yo le identifique con la rodilla (aquello donde tuve problemas), viene de otro lado.

El caso es que gracias a su ayuda, a la de mi osteópata Ismael, a los que me aguantan en casa y a la constancia y perseverancia de seguir pensando en que cada semana completada era un sueño y un paso más hacia Roma llego hasta el 8 de abril pasado.

Durante todo este tiempo, hubo semanas que veía imposible llegar a la línea de salida, ya fuera en rodajes normales por encima de 5' o con apenas 20K volvía con fastidio los últimos kilómetros (contemplar eso, cuando sabes que tendrás que correr 22K más...) algo que se va mitigando y haciendo que las últimas 3 semanas sean las mejores con diferencia, justo cuando más carga hay y cuando psicológicamente más lo necesitas dado que estás ya al lado de la carrera.
Aunque al principio de la preparación pensé que podría entrenar para terminar en unos razonables 3h15' (yo que había corrido por debajo de 3h sin apenas despeinarme..., me decía) el día a día me fue poniendo en mi sitio y pensar en terminar y al ritmo que los entrenos y mi físico pueden permitir. Luis propone empezar a 5.10 y bajar después a 5' y luego que sea la carrera la que me pongo en mi sitio.

El Maratón
Llegados a este punto, se asoma el Maratón. Arribamos el día anterior la familia al completo, paseamos por la mañana en la preciosa Roma y por la tarde acudimos a la Feria a las afueras de la capital italiana. Vamos a última hora porque deseamos disfrutar de la ciudad lo máximo posible. Roma es alucinante, da igual que sea la cuarta vez que tengo la suerte er.
Creo que por temas de trabajo ha debido ser el Maratón que menos he pensado en él los días anteriores lo que ha ayudado a no darle mucho al 'coco'.

Image may contain: shoes
El ritual de cada Maratón la noche anterior.

El día siguiente suena el despertador a las 6. He quedado a las 8 en el camión número 14 con Juan Chopera y Jesús Bastante de los drinking runners. Me encanta ese momento de concentración, te levantas de noche, haces cosas rutinarias sin mucho tiempo y al poco te das un paseo a la salida topándote con otros como tú, la calma chica. Otras veces mi cara es la de 'acongojado' por decirlo suavemente, esta vez, a pesar de hacer tanto tiempo, mi cara es de que tengo ganas de correr y que esto empiece lo antes posible.

Vittorio Emanuele siempre presente, al inicio y al final.
Paseando por el Foro Romano antes de la salida

El paseo es maravilloso, dan ganas de quedarse allí en lugar de irse a correr. El caso es que han cerrado el acceso que pensábamos estaba abierto desde Vittorio Emanuele y debemos rodear todo el foro romano hasta detrás del Coliseo. Llego tarde a la cita con Juan y Jesús pero está todo el mundo igual. Parece increíble que solo se salga con unos 5' de retraso con unas 14.000 personas en el mismo saco de desconcierto y reorganización. Fue el único pero, lo que ocurrió antes de la salida. Por lo demás, creo que es un Maratón de sobresaliente. Echamos un buen rato antes de la salida, conversaciones animadas, risas y fotos (¡estos cracks que van con móvil! ;) nos deseamos suerte y salimos a por ello: "hoy todos llegamos", nos decimos animándonos, cada uno con su historia personal. Tras tanta tralla, llegar a la línea de salida de un Maratón ya es digno de mención y orgullo.

Con Jesús y Juan antes de la salida, ¡qué buenos momentos!

La previsión es de calor pero por suerte, salimos con un poquito de nubes, lo que ayuda a sobrellevarlo. Desde las 11 de la mañana si que notaremos un calor importante.

Salimos en la segunda ola, la de hasta 3 horas 30'. El mogollón es importante los dos primeros kilómetros. La subida que rodea Vittorio Emanuele con la una banda de música en las escaleras del Campidoglio es simplemente emocionante. Hay muca gente animando en la salida. Me lo tomo con calma. ¡Estoy corriendo un Maratón! ¡Otra vez! Parece un sueño. Así que intento disfrutar cada zancada, porque no sé cuántas podré dar. Miro cada edificio, corredor, adoquín por primera vez. Voy a ritmo, esto es muyyyy largo. No doy importancia a que incluso algún kilómetro lo haga por encima de 5.10. Cuando haya espacio, correremos mejor.

Antes de salir, ¡con muchas ganas!

Cuando pasamos Pirámide (K4-5), el recorrido tira hacia el sur y se vuelve bastante insulso. Está claro que buscan las afueras romanas rodeando el centro para que el perfil sea más amable. Cruzamos hasta dos puentes sobre el Tiber remontando ya hacia el centro, bordeando el río. Paso el K10 en 51.20 (ritmo de 5'10'') por lo que voy con el cumpliendo el guión. En algún kilómetro he notado la rodilla izquierda que tanto intento identificar con mimo pero luego se pasa. Buena señal.

En esos kilómetros, me pasa Giorgio Calcaterra, 3 veces campeón del mundo de 100K, y que tiene por costumbre salir en la 3ª ola y desde atrás hacia delante animar a los corredores del Maratón de Roma y terminar en 2.42. ¡Menudo figura!

Del 12 al 16 bordeamos completamente el río y se nota más animación. Me gusta decir cosas a españoles, mexicanos y otros latinos para que animen. Buscamos las sombras ya se empieza a notar el solete. El propio ambiente y la perspectiva de llegar a San Pedro alimenta esos kilómetros de sumar y no hacer tonterías. Ya estoy bajando a poco más de 5' y la sensación de ir parándome. Buenas sensaciones en definitiva.

Cruzar el Tiber, por tercera vez, hacia la Plaza de San Pedro es de lo mejor de la carrera. Esos kilómetros son de los que te llevas para el recuerdo, de esos que no quisieras que se marcharan. Cuando te adentras en Vía Consolazione, esa que da directamente con la piazza que está celebrando Misa, estás en estado de alucinación. Uno de los momentos más curiosos que me han sucedido corriendo. Verte allí dándolo todo con otros miles de locos como tú mientras al otro lado, ¡en el mismísimo Vaticano!, están a lo suyo (la misa se oía perfectamente...) es cuanto menos, particular. Seas o no religioso, es memorable.

Paso por la Plaza de San Pedro, inevitable no girar la cabeza.

Rodeas la plaza y sales hacia fuera buscando ya la Media Maratón. La paso en 1h46'08'' (proyección de 3:32, ni tan mal) En ese momento, cumplido el ecuador de la carrera, sigo el guión y comienzo a bajar de 5', en algunos kilómetros, quizás demasiado, pero me encuentro bien y quiero tirar (dentro de mis posibilidades actuales, para que se entienda ;)

El único pero es que desde el K18 noto la zona aledaña al cuádriceps derecho más cargada de lo normal y el pie de la misma pierna algo más rígido. Evalúo de 1-10 y es tolerable, espero que no de mucha guerra. Al no ser 'la pierna mala' casi que me reconforta.

Sobre los avituallamientos he de decir que son modélicos. Amplias mesas de agua, isotónico, alimento sólido o esponjas (benditas esponjas en un día caluroso), el problema es que al ritmo de 5' va mucha gente y ciertamente coger algo cada 5K o menos sin molestar y/o ser molestado es muy difícil. Lo que más me sorprendió es que mucha gente parara a caminar para beber. Yo creo que no podría, parar y arrancar luego para beber, ¡prefiero aprender a beber en carrera!

El caso es que del K23 al 34 o así. Menuda panzada me he dado de sopetón escribiéndolo, otra cosa es corriéndolo... el Maratón es otra vez tan anodino e insulso como en los kilómetros del principio. Poca animación, bastante alejado del centro y alguna cuestecita maja. En realidad, todos lo sabemos pero cuando llega, bueno pues piensa en lo bonito que será volver a pasar por el centro otra vez. Recuerdo en la parte de animación un DJ italiano con el musicón típico de aquellas tierras en los 90, en plan Gigi D'Agostino. También un momento chulo.

Mis parciales de la Media al K40 son cada 5 kilómetros: 4.37 / 4.48 / 4,36 / 4.48, un poco dispares pero bastante por debajo de 5', aquel ritmo frontera desde la Media Maratón. Hay kilómetros que creo que me estoy pasando y relajo un poco. Seguramente al final pagara ese exceso de gas pero me sentía tan bien, y creo que estaba entrenado para ello.

Desde el K35 estamos en el centro ya para no perderlo hasta meta. Animación, calor, adoquín, ¿os he hablado del adoquín? Siempre se nota, no sé qué porcentaje de la carrera será con él pero es posible que más del 50%, Imagino que es como todo, cuando vas bien 'ni lo notas', y cuando vas regular (por decir algo...) pues te acuerdas de porqué lo pusieron allí. Se hace durete la verdad.

En Piazza Navona todavía había gasolina, el rictus ya es otra cosa...

Cuando paso a un español le animo a tirar. Con alguno hago grupetta pero ya a esas alturas es un sálvese quién pueda. Se nota el calor y los kilómetros, aunque el ritmo aguanta el cuádriceps está cargado y ya es dolor de piernas generalizado :) Ya no me acordaba de tales kilómetros en un Maratón de los de "macho has llegado hasta aquí, no me vengas con dolor, es lo que toca".

Me encantaría deciros que la parte final es preciosa pero es verdad que cuando más bonito es, más cercano estás hacia la meta, por lo que más cascado estás y menos lo aprecias. Piazza Navona, Piazza Spagna... hay un momento Maratón de Madrid (cuando estás en Atocha con el recorrido de los últimos años al lado del Retiro y te llevan hasta Goya...) aquí parece que estás al lado de la zona del Coliseo y te dan la vuelta hacia Vía del Corso y vuelta otra vez en Plaza del Popolo dices arrgghhh. Así que desde el K38 al final se te hace eterno.


Piazza Spagna es preciosa... ya en el K40 de un Maratón no sé si tanto :)

Aguanté bien bien hasta el 38 y ya a la 'me-cago-en-diez' (como dice una compi de mi curro) desde el K40. Para de dónde venía creo que demasiado. En esos momento solo me repito "tío, más fundido, pero no te pongas a andar que mueres. No eres capaz de seguir, ni de broma." Así que aunque acabe fundido pongo piloto automático de 'finisher' ya a 5' muchísimo pero sabedor de que voy a llegar. No sin el cuestón final que te meten, con túnel incluido, antes del kilómetro final. Al menos es a la sombra... lo cuál no es moco de pavo con la solaera que nos están cayendo.

¿Sabéis lo que es un kilómetro final de Maratón después de todas las peripecias que os he contado? No las del Maratón de Roma, sino la del Maratón que llevo corriendo durante 3 años y medio para esto... Ufff, si ya era emocionante, ver a mis tesoros en la cuesta abajo de Vittorio Emanuele justo antes de enfilar la vía que da al Coliseo es emocionante. Les saludo, me ven, les veo. Joe, mejor final imposible. En un Maratón tan multitudinario nos hemos encontrado casi en línea de meta y me ven terminar 'dignamente' :)
Flash para el recuerdo.

Recta final y...

Las piernas aceleran un poco y al final ese parcial final de 2.195 metros sale a 5.27 el kilómetro que como reventón, es sobresaliente :)

Entro lanzando besos, señalando que llevo 9 maratones con los deditos, levantando los brazos... como si hubiera hecho 2.45 vamos. Paso la línea de meta y me ofrezco a que me pongan la medalla como si fuera la olímpica. Foto de rigor con centurión incluido y... felicidad absoluta.


La foto guiri donde las haya.

3 horas 30' 37' (1.370º clasificado sobre 11.730 llegados. 4'59''/K) Casi en el 10% :)

No automatic alt text available.

Me ha costado más de una semana escribir este tocho. Si alguien ha llegado hasta aquí, le compadezco :)

Las sensaciones y emociones de este Maratón, del reto de volver a correr con Filípides tras tantas cosas es impresionante. Creo que querer es poder, con perseverancia, constancia y... amor propio, como decía mi madre.

Me encantaría pensar que es el primero de muchos Maratones que podré realizar a partir de ahora. Que podré hacer muchos de esos que "tenía en la lista". De momento, como no sé si eso ocurrirá o no, lo que quiero es, disfrutar este, apreciar esto.

Image may contain: 2 people, people smiling, people standing and outdoor
Felicidad congelada. ¡Noveno Maratón! ¡Lo conseguí!

Cuando lo pierdes todo en el mundo del correr y tras mucho tiempo, vuelves y puedes degustar un Maratón de Roma es como congraciarte otra vez con todo aquello que te apasionaba. Con una de esas pequeñas grandes cosas que te hacen sentir vivo. No sé que tiene el Maratón pero una vez lo pruebas, si te gusta, es difícil dejar de probarlo.

En esas estoy. Disfrutando. Prometo retomar el blog y seguir dando la lata. "Aunque ya nadie lea blogs" ;) Quiero escribir de cómo lo preparé, de cómo salió, de por donde sigo y de próximos retos, porque espero que haya muchos.

Muchas gracias a todos.

sábado, 1 de julio de 2017

A por el noveno: Maratón de Roma 2018

Ayer me regalé la inscripción al Maratón de Roma 2018.

A ver, no penséis que fue un calentón producto de cobrar la paga extra de julio ;) la idea lleva en mi cabeza desde hace años, la de volver, la de hacerlo el año que viene y correr Roma, ya unos meses.

De hecho, tras completar la Media Maratón de Madrid en abril salí tan motivado y mi cuerpo me seguía lanzando la sensación de que poco a poco iba a más que decidí que si, que en 2018 tocaría el regreso, entonces reservé (con cancelación gratuita ;) el apartamento de marras cerca de Piazza Navona.

Pero antes viene el porqué Maratón, otra vez, y porqué Roma:

Maratón
Tras dos años y 8 meses de la caída de moto, apenas unos días después de completar mi octavo a Maratón en Castellón (diciembre 2014, lo escribo y me parece que ocurrió hace un siglo), he progresado desde correr unos metros, unos kilómetros a trote cochinero, unos cuantos más a paso más fluido... Hasta lo sucedido esta misma temporada donde ya por fin he podido meter 3 días de entreno semanal (antes imposible por la rodilla), rodar durante 15-20K sin problemas y rebajar mis marcas de 10K en esta 'tercera fase de correr' (es la tercera lesión que tengo...)

Todo eso, conducía a Maratón. Es difícil de explicar porqué, sinceramente, cuando algo te gusta mucho te ves explicando lo evidente, lo evidente para ti, claro está.
Digamos, de forma resumida, que es la distancia en la que más disfruto no sólo en términos de
carrera y reto sino también de la preparación que implica: estar 3-4 meses con sus altos y bajos
focalizado en ello, pudiendo además completarlo en sitios para el recuerdo. Una aventura moderna.

Desde que me caí, aunque ha habido momentos ciertamente malos, no he dejado de pensar en que todos estos pasos me conducirían a correr uno en algún momento, en algún lugar.

Roma
Estoy muy ilusionado, con muchas ganas y todo eso... Pero no sé si será el primero de otros tantos, hasta que el cuerpo y la mente aguante, o el último.

Caerte tiene su parte positiva: vuelves a valorar todo como por primera vez, más en su justa medida diría yo, y aprendes a vivir el hoy sin tener mucho ojo en el mañana, dentro de unos límites. Hace unos años escribía por aquí que quería correr 50 maratones... Un día se te cruza algo y no llegas ni a debutar.
Mi enfoque para la elección era: "quiero que sea esa clase de Maratón que me gustaría contar a mis nietos que corrí". Total, ¡si puede ser el último! Esto quiere decir que si vas por el terreno de la épica y lo mítico del lugar, en realidad, no te salen tantos...

El caso es que Roma completa lo mítico de la plaza, no tengo que contar mucho sobre esto: ciudad milenaria, Maratón olímpico, enclaves en el recorrido impresionantes como El Coliseo, las piazzas, El Vaticano, Bikila, etc. Pero también un recorrido 'durete'. Es decir, no sería el típico maratón que elegiría estando en forma, ¿por qué? Adoquin, ciertas cuestas y tiempo meteorológico incierto.

Con en un ojo en cl corto y otro en el largo plazo, no se me ocurre mejor lugar. Al tratarse del regreso no tengo pretensión alguna, mi intención es prepararlo con un máximo de 4 días y terminarlo. Pero podré hacer Roma. Un sitio 100% motivador. Insisto, si a mi cuerpo le da por recuperar la forma,
estaría en el furgón de cola de Maratón a elegir en base a trazado. Mi situación actual cambia esto y me permite disfrutar 'sin presión' si se puede decir esto en un Maratón pero meter una plaza mítica y... Tener la ilusión y la motivación requerida para semejante reto.

Seguiremos informando, ahora a descansar, de septiembre a enero, pre-preparación y de enero al 8 de abril: la preparación, salud mediante. Por supuesto.