lunes, 30 de mayo de 2016

Carrera del Agua 2016

17 meses y 7 días después corrí una carrera de 10K en asfalto, con dorsal y todo.

La cita no podía ser más mítica que la carrera del agua, 37 ediciones la encumbran, sexta cumplida en mi caso. Amor en carne propia desde el 2002 donde por primera vez bajé a 37' o 2010 donde retomé los 34's tras años de lesión y renacimiento de correr.

No podía dejar de volver, ojalá sea así, sino en un sitio como este.
Desde hacía semanas quería probar si mi chasis aguantaría el impacto en el asfalto durante 10K aunque solo sea para saborear ese idilio de las carreras populares cada ciertos meses, como chaval que corre por primera vez y donde todo es posible.

Ayer lo logré, una vez más, y ya van más de 70 en diezmil.
Disfruté el pre, el durante y el después, no sólo con Ricardo (siempre a mi lado :) y Javier que vinieron conmigo sino con cracks como Miguel, Héctor o Juanki en diversas momentos, conversaciones, encuentros que me hicieron acordarme de porque me enganché a esto, más por el lado humano que por el deportivo o de superación.
Es curioso como mucha gente piensa en el correr como algo individual, no saben lo que dicen :)

Lo cierto es que no me enteré hasta el K6 donde algo se me empezó a cargar la zona acostumbrada del menisco externo, lo bueno es que en el 8 se estabilizó y hasta pudimos completar un último kilómetro a 4.05. Pasando el 5 en 23', completé el diezmil de mi regreso en 45.38 (tiempo neto oficial) a 4.31, casi 30" menos de lo que suelo en el parque, bastante mejor que el cross de febrero. Una vez más, la magia de las carreras.

Califico la molestia de razonable y la carrera de casi perfecta. Paradójicamente, mi primera carrera en
2001, la extinta San Claudio fue 45.35. Casi un calco de lo de ayer.

Ahí empecé a correr. Ayer, volví a hacerlo.

domingo, 22 de mayo de 2016

Algunos rayos de esperanza

Aunque llevo bastante tiempo sin pasar por aquí lo cierto es que estos meses no han sido ni mucho menos malos para la causa de correr.

Casi alcanzado junio estoy a punto de completar un añito de correr asiduo de nuevo, muchas veces un  día a la semana completado con bici estática o outdoor pero ya con una regularidad mínima suficiente  como para que la rodilla y la postura se hayan vuelto a acostumbrar a esto de trotar.

Recapitulando:

7 de febrero hice mi primera carrera, el Cross de Valdebebas, con muy buenas sensaciones. Dicho sea de paso, en tierra, superficie perfecta para mis circunstancias actuales. 7,3K a 4.43, muy contento teniendo en cuenta que mi ritmo de rodaje habitual de hasta el primer tercio del año estaba sobre 5.15.

10 de abril mi tirada "más larga" en año y medio. Con mi inestimable amigo Ric, igual que el Cross de Valdebebas, 12,2K por Valdelatas. Sin apenas molestia, ritmo cochinero, 5.23 pero suficiente para disfrutar del paisaje, la actividad y la fantástica compañía.

16 de mayo 10K en 49.41, primera vez que bajo de 5' en 10K. El típico día festivo que te levantas fastidiado porque tu equipo acaba de descender a Segunda y lo das "todo" en el parque.

¿Por qué mencionó kilómetros o ritmos cuando antes corría un 10K a 3.24 o un Maratón a 3.59?
Porque son indicadores, muescas, guías, estímulos que te hacen valorar desde lo bajo que te has tenido que levantar y dónde estás ahora.

Como el pulso, el peso, el ritmo no deja de ser algo objetivo que sumado a la sensación de molestia o no a determinado esfuerzo me "habla" sobre cómo voy.

70, 40, 40, 50 por mes en el primer cuarto del año. Ridiculo respecto a lo que vengo (antes podía hacer eso en media semana) pero un orgullo respecto al último año y medio donde hacer 5 a la semana y era un triunfo.

Aunque no salgo al parque y "vuelo". Aunque no dejo de notar alguna molestia en algún momento, esto es lo más parecido a correr, a sentirme corredor que he sentido en muchos meses. Aunque ya "me quede así", aunque no vuelva a correr un Maratón o a "volar" esto ya es mil veces más de lo que podía imaginar que podría recuperar hace apenas un año.

Mientras tanto, el ánimo sigue en pie y el combate no para hasta que sea la salud la que lo haga.

Disfruten sus kilómetros.


lunes, 1 de febrero de 2016

72 kilómetros

Esa es la cifra con la que he cerrado el mes de enero.

Apenas lo que recorría en una semana de descanso en Maratón. Foto del pasado.

Ni más ni menos que el récord de lo que he podido hacer en los últimos 12 meses. Visión a futuro.

Queda mucho por hacer pero haber regularizado y volver a disfrutar de correr, incluso ya alcanzando la mágica cifra de 10K con autonomía, me llena de orgullo y satisfacción que diría aquel.

Hace un año empezaba a coger la bici para ir y volver de rehabilitación, apenas unas semanas después empecé a correr 100 metros, un kilómetro y así, de forma progresiva, sin prisa pero sin pausa hasta con lo que hoy de forma decente puedo congraciarme.

No sé hacia dónde conduce esto pero estoy deseando seguir avanzando para saberlo.

No voy a parar, no me van a parar. Como hace poco me escribía un viejo amigo: "creo que la única forma que dejes de correr es que te corten las piernas" y en eso estamos, a pesar de todo.

Seguimos!

jueves, 31 de diciembre de 2015

Feliz 2016

No será un post para hablar de San Silvestres Vallecanas, aunque ya lo esté haciendo.

Tampoco de que me he rendido.

Ni de que estoy totalmente recuperado.

Son las líneas del término medio en lo deportivo. Ya puedo correr 7-8K con asiduidad, digamos que ahora mismo reservados en mi agenda sábado y domingo, con razonable sobrecarga en rodilla.

Con trabajo, bici estática pedida a los Reyes para diario, tesón, foco en el objetivo y relatividad, creo que 2016 será un buen año para considerar del todo que ya corro pero de una forma diferente a la de estos años.

El 23 de diciembre se cumplió un año de la caída. En lo personal y profesional todo va fenomenal, incluso la "justicia cósmica" creo me ha devuelto un poco en lo no deportivo.

Lo dicho, un año por delante para seguir disfrutando y seguir intentándolo.

Suerte a todos con vuestros retos y feliz 2016.

martes, 27 de octubre de 2015

Maratón de Múnich y Cumpleaños

En recientes fechas (día del Pilar y 18 de octubre) asistí a dos momentos que, normalmente, me aportan una gran fuente de energía en términos de correr.

Por un lado, la cita de un Maratón en una ciudad extranjera, por otro, cumplir años mirando atrás con todo lo recorrido pero sobre todo al presente y al futuro con todo lo que me queda por hacer en lo relativo a correr.

Este año ha sido diferente, muy diferente. Y no peor.
Algunas veces necesitas caerte, nunca mejor dicho, para apreciar todo lo que de verdad importa y continúas teniendo, más allá de pasiones, la vida sigue.

A diferencia de Ginebra, decidí que SÍ me apetecía viajar a Múnich a disfrutarlo con la familia (primer viaje del peque de 15 meses a tierras foráneas, todo un reto ;) y la verdad es que lo viví apasionadamente. Un viaje sin apreturas ni estreses relativos a lo que comporta un Maratón.
Topé con la prueba en un par de ocasiones y la miré, como el que mira a eso que quiso, perdió y ya, en la distancia (casi un año, no olvidemos), no le angustia apenas nada.


No me preocupa que no me duela anímicamente, casi que me alegro. Puedo hacer deporte, principalmente con mi peque, con el que no dejo de ir a nadar, montar en bici o incluso correr (ya pondré por aquí foto y artículo de nuestro carrito de marras ;) y solo espero que en algún momento la rodilla se estabilice lo suficiente para, si bien sé que será casi imposible volver a correr un Maratón, al menos poder hacer kilómetros con autonomía y sin molestias.
Ni más, ni menos.
Aún así, por suerte, el cuerpo y la cabeza tiene mecanismos de defensa sin los cuáles determinados eventos serían ciertamente difíciles de digerir. Un brindis por ellos :)


Puede que un día divise ése mítico OlympiaStadiom a lo lejos apenas a unos kilómetros de finalizar un enésimo Maratón o puede que, simplemente, regrese a Múnich (ciudad que me encantó) para disfrutar de unas vacaciones u otro gran fin de semana con el objetivo de disfrutar y vivir.

Disfrutar y vivir, no hay más.


Disfruten sus paseos, kilometradas, retos y Maratones.

PD: a mis 34 años les pedí muchas cosas, veremos si me concede poder correr como ya he descrito. Un año para comprobarlo :) 

martes, 22 de septiembre de 2015

Alberto Barrantes y su Maratón de Castellón solidario

Hoy quiero escribir del precioso reto solidario del gran Alberto Barrantes.

Maratón de Castellón contra el Cáncer

Correrá el próximo mes de diciembre el Maratón de Castellón, casualidades del destino, la última afrenta con Filípides que mi cuerpo me dejó y, para mayor motivación, intentará recaudar la nada desdeñable cifra de 4.220€ (10 céntimos el metro recorrido) para ayudar en la lucha contra el cáncer.

Aquí su reto: http://www.miretocontraelcancer.aecc.es/reto/maraton-de-castellon-contra-el-cancer

Ojalá, consiga una gran contribución para apoyar la investigación de esta lacra que muchos hemos tenido la mala fortuna de sufrir cerca.

Y que Alberto complete un nuevo Maratón con salud y el fenomenal carácter que le caracteriza.

Desde aquí le apoyamos en su noble justa. ¡Mucha suerte Alberto!

Maratón de Castellón Contra el Cáncer

viernes, 11 de septiembre de 2015

Vacaciones

Hace algo más de un mes que regresé de vacaciones a Madrid y al trabajo en particular.

Sin embargo, el hecho de estar 'enrunado' en exámenes de la UNED y en el aterrizaje del laboro, principalmente, me han hecho que se hayan extendido 'mentalmente' en el apartado físico hasta esta misma semana.

La buena noticia es que parece que puedo correr, poco pero puedo, 'regularmente', calculo que debo llevar ya unas 5 semanas continuadas con 1-2 sesiones de 4-6K de máximo.
Más otras tantas antes de vacaciones.

Las sensaciones al finalizar no son extraordinarias, por supuesto que tampoco los ritmos pero de momento es algo que me llena y que me hace sentir más completo que hace 3 meses, por ejemplo, cuando no podía correr nada.

No sé lo que durará esto, me gustaría que además pudiera ir incrementando distancia ahora que respiro un poquito más hasta que otros frentes se abran pero lo que no depende de mí es incierto.

Hasta donde yo empujo, coco y piernas, lo hago, lo demás, solo espero que acompañe.

En breve, contaré cómo cerré la atípica temporada 14-15 y cómo me planteo la 15-16... si puedo correr 5K, ¿soy corredor?

Para mí lo sería aunque corriera solo 200 metros :)

Saludos a todos, mucha suerte con los retos, cualquiera que sean, de esta nueva temporada.

martes, 23 de junio de 2015

6 meses de la caída

... que cambió todo y algo más de un mes sin escribir por aquí.

El resumen de este medio año sin correr como desde hace tantos años conozco es que voy por el tercer 'advenimiento' de volver. Los dos anteriores resultaron infructuosos.

El primero se detuvo en una Media Maratón de Madrid a finales de abril antes del kilómetro 10, y el segundo apenas con dos sesiones de 15' con las consecuencias de sobrecarga posterior y molestia en la zona una semanas después.

Ahora mismo, precisamente, llevo dos días de 2 kilómetros sin pretensiones, solo probando la 'infraestructura' con las mejores sensaciones desde la caída pero claro, hablando de lo que estamos hablando, apenas nada. Pero mucho más que cero.

Paralelamente, ya sabéis, bici (más que nunca con mi bebé detrás ;), algo de piscina y gimnasio. Estirar y fortalecer, exámenes, familia y trabajo mediante.


Duele pero mira, uno sigue, en su día recuperé una lesión que me dejó varado dos años y medio, y esta vez pienso que puedo repetirlo, simplemente perseverando, poniendo los medios y siendo paciente.

Por otro lado, como ya podías imaginar, el mundo no se acaba ni se me ha acabado. De hecho, para variar, no he parado en todo lo demás.

Ya no hay fechas, solo esperar a que la cosa quiera volver.

Gracias a todos.

En poco más de un mes debería empezar a preparar el Maratón de Münich para el que tengo viaje en octubre pero evidentemente ahora mismo ni siquiera está en mi cabeza, solo es un viaje de placer y disfrute en un fin de semana donde se desarrollará un Maratón en una ciudad preciosa.
Pero claro, no dejaré de pensarlo.

Mientras, seguiré remando.

Cuídense mucho.

martes, 5 de mayo de 2015

Primer Maratón desde casa #genevemarathon

No puedo negar que ayer a las 9 de la mañana pensaba en Ginebra y que, en un mundo paralelo, Darío Collado estaba completando su noveno Maratón.

Sin embargo, estaba en casa, bueno en realidad estaba montando en bici antes de quedarme con el peque mientras mamá se iba al gimnasio. Mato el gusanillo con otros deportes pero Correr es Correr y Maratón es Maratón, más aún si se trata de uno internacional que hace meses soñaste que corrías, y es inevitable no pensar en ello.

No obstante, me guardo, como ya he dicho en varias ocasiones, esta cita para el futuro, como foco a largo plazo y revancha maratoniana, como gasolina para recuperar todo esto.

Por suerte, una de las cosas que me llevo de estos momentos desconcertantes en los que no sé si volveré a correr como hasta diciembre 2014 solía es que valoro que tengo muchos huevos, y de calidad, en diferentes cestas. Gracias a ello, aunque me gusta correr y todo lo que está asociado, he podido continuar y motivado en todo lo que me rodea. Todos conocemos casos de personas que se focalizan demasiado en algo, una vez perdido o golpeado, recuperar el knock out es ciertamente complicado.

No me considero una persona orientada al pasado ni a la pena, por lo que voy a remar pensando, y apoyando con trabajo, en un presente y futuro que me plazca, sea el que sea, vendrá y será mío.

Disfruten sus kilómetros.

sábado, 25 de abril de 2015

Misión Abortada #genevemarathon

Hace unos días comentaba por aquí que el intento de volver a correr quedaba aparcado por el momento tras 3 semanas de continuidad pero una final en la que la cosa se torció y la rodilla dio síntomas de demasiada pesadez y carga, sensaciones negativas aún incrementadas después de la propia actividad.

Después de eso, Semana Santa y más semanas por delante hasta hoy para tomar perspectiva y que el propio tiempo pusiera las cosas en su sitio. Me he dejado llevar, sin ataduras, sin presiones, aunque sin pararme, eso nunca.

La cosa es que sin correr me volví a encontrar bien, nadando, caminando y después metiendo elíptica por recomendación de mi osteópata, así llevo ya otras 3 semanas. Me he apuntado a un gym cerca de casa para hacerlo antes de entrar a trabajar... y la verdad es que me encuentro razonablemente bien. De coco, más liberado, y de cuerpo, metiendo actividad me siento vivo otro vez, aunque sea otro tipo de ella.

Tiempo suficiente para abandonar de mi cabeza el sueño de recuperarme a mi tiempo para correr en Ginebra la semana que viene. De eso ya avisé a la organización hace unas semanas a lo que amablemente me respondieron que podría correr el año que viene si me place:


Y eso es lo que quiero hacer algún día. Sin embargo, ahora mismo es un viaje no me apetece acometer. Ya conozco Ginebra y su zona, y el motivo de viajar era correr su Maratón, cosa que en breve quiero hacer.

Por lo que me guardo su invitación y este 'viaje' en la cabeza para completarlo en algún momento pero no ahora, ni siquiera en plan turismo. Pocos sitios a los que vayas 3 veces, teniendo tantos por conocer, por lo que me guardo mi segunda, para correr.

La semana que viene, descansaré con los míos en mi Puente de Mayo, planificado para otra cosa en otro momento pero que ahora el azar han dispuesto de esta forma y, con eso, voy a seguir, sin pararme como ya he dicho.

Será el primer Maratón al que tengo que renunciar por lesión. No podré completar mi noveno Maratón en Ginebra, ¿será en Münich en octubre? No lo sé, como digo, voy a seguir, de otra forma, ya sin prisas ni agenda, poniendo el foco en que esa posibilidad puede ser posible.

Si no es octubre, será 2016 y si no, 2017.

Volveré a correr y con un poco de suerte y trabajo... volveré a correr Maratón.

Disfruten de sus carreras, hace un año, estaba a puntito de correr mi primer Maratón de Madrid con mi amigo Ricardo, una experiencia inolvidable que también algún día espero repetir.