domingo, 22 de marzo de 2009

De Cosas Inexplicables

Contar esto, es como decir que uno va a por el pan y vuelve a casa con huevos y patatas para una tortilla.
Hablando en cristiano: primero, concebí Laredo, a principios de año, como un objetivo trimestral para mantener el entrenamiento semanal y tener marcas decentes al acecho.
Después, vino la lesión de psoas y la relajación, poco entrenamiento en un mes (mismos kilómetros que en 2 semanas) y aparecer por Laredo como una tachuela más en la agenda de los días de vacaciones en Cantabria pero sin mayor importancia.


Comemos en el casco viejo de la Villa Marinera, divisamos la playa desde el Rastrillar y a las 5, nos acercamos al Paseo para calentar. Allí me encuentro con Jose Sanz, Fernando Garrido y otros compis que no se han querido perder la cita cántabra (Manuel, Bruguera, Jose Félix...)



Nos hacemos fotillos y varias y observamos el circuito, extremadamente llano. Hace calor y el ambiente es fantástico, speakers animando, Mariano Haro en la salida, Higuero, Bachiller, Guerra y Fuentes-Pila entre los participantes... y gran nivel entre los popus.

El sistema de cronometraje no me convence mucho (es DAG system) un mecanismo inserto en el dorsal que lee tu registro al llegar a meta pero ¿y la salida? me percato de que no hay alfombra de salida y me intento colocar lo más adelante posible, cercano a 36', "así por lo menos evitaré el tapón inicial..."
Mi objetivo es rodar y disfrutar de la prueba, "estar en torno a 40' " le digo a un compi del Club Edward en el kilómetro 2, sin embargo, pasando el cinco mil en 18'36'' me doy cuenta de que no me he esforzado en toda la carrera, que mantengo bien el ritmo, que el psoas no duele y que por qué no aguantar un poquito más... y más calor, y todo el rato acompañado de una grupetta (como en el simil ciclista) de esas que te llevan y donde no tienes que pensar nada, sólo correr.

Foto cortesía galindoweb (c)

Y sigo con ellos hasta el K8, después de ver suceder los kilómetros en torno a 3'45'', quedan dos y sé que estaré cerca de 38', no sé cuánto, en el K9 pincho para regular y no morir en el intento y en el K10 mantengo para no forzar los kilos de más y las cervezas del día anterior en la playa...

Paro el crono en 37'31'' y me pregunto qué ha ocurrido desde la seis de la tarde en la Villa Marinera, ¿el nivel de mar? ¿el nivel de la prueba? ¿el Efecto Zatopek?

Foto cortesía angel tomas (c)

Yo no estaba para esos vuelos, tampoco he entrenado en un mes como para mantener el estado de forma, ni siquiera me ha costado, y estando más gordo que en el Ecózar, hago 15'' menos que en ese pico de forma...

Valoraciones:
1) Laredo tiene un circuito de carreras para volar. Ideal para llegar en buen estado de forma y hacer tu MMP en 10K.
2) No hay nada como correr sin presión. Ni los días anteriores piensas en tu meta, ni estás agarrotado por una alimentación espartana, ni te "comes el tarro" en carrera de forma obsesiva.
3) El cuerpo mantiene los kilómetros entrenados precedentemente. Un parón es harina de otro costal pero si continúas entrenando para mantener el estado, éste puede responder en positivo, como en su día le sucedió a Zatopek.
4) Me gustaría verme correr antes de final de año, sano y con 5 kilos menos.

Algunas fotos de la prueba de galindoweb - angel tomas

Vídeo de la llegada, cortesía de corriendovoy.com

video

2 comentarios:

Malagueta dijo...

Qué pasa monstruo ...!!!! Carrerón al canto ;-) ¡¡¡ enhorabuena !!!

Tu crónica y valoraciones me recuerdan una frase que siempre me dice mi entrenador cuando te saltas algún entreno importante por alguna circunstancia: "Hay que quitarse de la cabeza el Síndrome de Norma: por no hacer calidad no se pierde la forma".

Pues eso, que tu carrera en Laredo es bastante representativa.

Me alegro un güevo por tí amigo; tus éxitos son los míos.

Estás ya muy cerca de donde antaño estuviste. Un abrazo; nos vemos.

dariorunning dijo...

Gracias Paco ;)

Si no fuera por los dolores que me acompañan pensaría que cada vez me queda menos para las marcas de antaño...
Quién lo iba a decir el verano pasado cuando estaba totalmente parado. Ahora mismo estoy a 3' de mis mejores marcas, un mundo todavía pero accesible si las lesiones me lo permiten.

Mucho ánimo con tu Maratón de París, seguro que compartiremos los 42 y pico alguna vez ;)

Un abrazo