domingo, 9 de noviembre de 2008

Estoy de vuelta

... y el cuento de hadas termina en podio


Hace tres meses volvía de vacaciones en Conil con mi novia y portaba 87 kilos en la mochila y una inactividad de 5 meses desde la última vez que encadené semanas de entreno consecutivas hasta dejarlo por dolor en el femoral.
Comenzaba agosto, miraba mi imagen deplorable y sólo deseaba correr, recordaba la San Silvestre del año anterior (aquella carrera en la que corría en 34') medio borracho y lamentándome por no estar con mis amigos del running, con Jose Sanz, con Fernando Garrido, con mi Recuerdo Arroyo...

Ése agosto tenía jornada intensiva en el trabajo y sólo deseba correr por las tardes como recuperación física y psicológica. Salía un día, me moría de calor y me dolía todo... salía otro e igual, así hasta que llegó septiembre y el desafío de la Carrera de las Empresas con idealista.com
Fuí bajando de peso hasta los 75 actuales, 12 abajo respecto a agosto pero todavía a 5 de mi peso de competición. Y las sensaciones volvían y la moral crecía y las ganas de volver y demostrarme que sigo vivo me mantenían constante y mirando al 9N.

He estado toda una semana pensando en el día de hoy como vendetta eterna, como el reencuentro como mi mundo, con lo que me mueve. Anoche apenas dormí, parecía nuevo pero es así... el miedo a quedarte dormido, a que se te olvide el chip, a que no desayunes adecuadamente... hasta que me he plantado en Nuevos Ministerios con los ojos inyectados en sangre (y bastante sueño) esperando el disparo inicial.

Me he colocado a unos 5 metros de la línea de salida, con la misma historia de siempre (da igual que lleves casi 3 años fuera del mundillo), gente que corre a 6'/km junto a los keniatas de turno...

Sinceramente, me he colocado delante como autoexigencia y recuerdos pasados... sin embargo, he sido salir a ritmo de Bunbury a darlo todo subiendo como alma que lleva el diablo, buscando la zancada óptima marco el k1 en 3'37'' y flipo bastante lo que me hace reservar un poco y acusar la tendida cuesta de Castellana (k2 en 3'54'' y k3 en 4'07'') pincho y me empieza a dar un flato terrible, aprieto dientes, me pellizco y salgo con lo que me queda, me doy cuenta que me falta fondo (no llevo rodajes encima superiores a 7 kilómetros excepto el de 10k de la semana pasada)

En ese alarde de enajenación atlética y ya en plena bajada marco el k4 en 3'34'' y quiero ir a más pero no puedo o estoy bien pero los demás van muy rápido para mi gusto, no acabo de percatarme, todavía me cuesta ajustar ese mecanismo que regula tu ritmo adecuado de forma automática... el k5 sale a 3'38'' y llego al final casi sin esprintar porque ya no hay nada más dentro, sólo satisfacción.



Mi sigma sport dice 20'15'', la clasificación final lo rebaja a 20'07'', el 107º de casi 3.000 runners de empresas. La media es a 3'44''/Km, lo que equivaldría a 37'20'' en caso de mantener ese ritmo en 10k.
Quedamos terceros por equipos, algo increíble e inesperado, nuestras caras muestran la incredulidad de tal logro. Gran carrera de Almu, Nacho y Samu. También de nuestro equipo 2, batiéndose el cobre como guepardos en celo.

Las mejores fotos de la carrera de los idealistas pinchando aquí

Sólo difruto el momento, soy consciente de lo anómalo del resultado también de mis genes que siempre me ayudaron pero ahora que vuelvo, aunque disfruto, siento el respeto a la pérdida, a quedarme sin lo recuperado. Sólo quiero que mis piernas quieran, porque yo quiero y ahora sé que puedo.



2 comentarios:

correconelcuento dijo...

¡Caray con los idealistas! Corren que se las pelan. Felicidades por el regreso y nos vemos en las carreras.

Anónimo dijo...

Joder Darío; menudo regreso...!!!!

Enhorabuena por ese podio, pero sobre todo por las recuperadas sensaciones; ya vuelves a sentirte atleta.

En cuanto a lo de mi liebreo adeudado, verá Vd que servidora ahora mismo compite casi a los mismos ritmos que vos, por lo que no sé yo quién ayudaría a quién en carrera....jajajajajja....!!!

Un abrazo fuerte, a seguir dándole y mucha suerte en Rivas.

Yo intentaré hacer lo propio este domingo en tu plaza favorita: Canillejas.

Malagueta