jueves, 11 de octubre de 2012

Leyendo 'La huella de los héroes' de Arcadi Alibés

Lo reconozco, soy un apasionado de los libros de correr. Prácticamente todo lo que se ha editado estos años relativos a nuestro mundo ha pasado por mis manos. De años anteriores, voy haciendo acopio poco a poco e intercalando con otro tipo de lectura, que no sólo de lecturas de historias imposibles vive el runner.


Así pues, ante un tweet de Pablo Villalobos anunciando el lanzamiento de un libro sobre maratones olímpicas no podía sino informarme... Y tras leer temática y comprobar el afortunado precio (gran diferencia entre papel e ebook) comprarlo para devorarlo.
Este hecho, se produce más fácilmente cuando te hayas inmerso dentro de una preparación maratoniana como es mi caso.


El argumento es bien sencillo: el periodista catalán Arcadi Alibés se propone correr todos los maratones que han sido olímpicos el día que está recorriendo las calles de Roma en 2004 rememorando los pasos descalzos del mítico Abebe Bikila.
Esto le hace recorrer hasta 2012 toda la geografía europea, americana y asiática.
Completa con algunos que ya hizo antes de plantearse el reto e incluso adelante el de Río 2016 para que no le quede pendiente en el futuro. De tal gesta, únicamente no ha podido completar el de Los Ángeles (USA) por motivos laborales.

Cada capítulo tiene una parte histórica (lo que sucedió en el maratón de aquellos JJOO) y una segunda más autobiográfica (donde detalla cómo es el maratón para un popular y qué aconteció cuando él lo disputó)

Aquí, termina la parte objetiva de la disección del libro.

Vamos a por la subjetiva.

El libro tiene un aprobado raspado. Seguramente le salva su temática (que me apasiona), me ha regalado anécdotas que no conocía y documentado un poco más sobre cuestiones relativas a la distancia que me tiene embaucado.

Sin embargo, su estilo es ramplón y bloggero (creo que cualquier persona acostumbrada a escribir y con semejantes episodios vitales podría haberlo hecho igual), decepcionante a fin de cuentas.

Pero en lo que más he quedado sorprendido es en su catalanocentrismo (seguramente acabo de inventar esta palabra)
El enfoque del libro es de un apasionado catalanista, mencionando partes históricas y reseñando cada gota de agua relacionada con Cataluña, Barcelona o los atletas catalanes que participaron en tal o cual Olimpiada en la que consiguieron un resultado apenas destacable en libro de historia alguno.
Se me haría raro comprar un libro italiano sobre maratón y en el que su autor, procedente de Cerdeña, por ejemplo, relatara hechos objetivos pero también de atletas sardos. Poco rigor histórico y menor posibilidad de divulgación fuera de las fronteras catalanistas.
Me huele a provincianismo recauchutado.

Ya no hablo de que seguramente más del 50% de los lectores serán castellano parlantes sino que, su afasia visual con respecto a los hechos asociados al maratón español, le despojan de todo valor literario bajo mi humilde punto de vista.
Imagino que de esto es consciente tanto el autor como la editorial, pero tales hechos, creo que empobrecen la línea del libro.

Para finalizar, sobre el que firma esta lapidaría revisión: si alguien busca a un ferviente defensor del credo españolita en esta crítica se equivoca. Los que me conocen, tanto por mis orígenes, como por mi actualidad, sabrán que no hay nada más lejos de la realidad.

Como el domingo pasado en el Camp Nou, continuo pensando que es un error mezcla política y deporte.

El deporte y el Maratón por extensión no debería entender de filias, nacionalismos, banderas y fobias hacia otros.

Pd. Me fastidia aún más escribir esto en unos días en los que existe la tensión de Cataluña con el resto, no quiero que se lea como algo oportunista, que me registren por favor..., ni a sumar a toda la ola defensora de lo contrario.

Voy por otro lado, creo que el deporte así debe ser entendido, contaminarlo con banderas es pervertirlo.

7 comentarios:

Juanqui dijo...

Totalmente de acuerdo Darío. Fuera política del deporte, lo contamina hasta sacar lo peor de él...

Un abrazo

maratonman dijo...

Lo extraño es que no estuviera el libro en catalan.Felicidades por ese entrenamiento,vas muy bien,te sigo siempre aunque rara vez te escriba,pero eso no quiere decir que no admire esa capacidad de lucha y deseo de mejorar tan incansable,todo un ejemplo para todos.
UN abrazo y sigue asi que seguro llegara la recompensa,de hecho vas mejor que otros años.

Darío Collado dijo...

@Juanqui
Bien es cierto que muchos eventos históricos del deporte no se entienden sin banderas de por medio pero contar algo que debería ser objetivo y aséptico de tal manera no lo veo, la verdad.

@Maratonman
Gracias por las palabras de ánimo. Sois muchos los que leéis y no posteais que os tengo fichados ;) eso no quiere decir que no lo agradezca, y mucho, aunque también se agradezca interacción de forma puntual.

A final de la preparación, a partir del kilómetro 30 en Valencia, como digo yo, sabremos como salió el asunto :)

Un saludo a los dos!

NACHO dijo...

Aúpa Dario¡¡¡
He oido hablar últimamente de este libro, así que ya va tocando leerlo¡¡¡¡
Por otra parte haces bien en expresar lo que piensas, aunque quizás haya gente que piense que no es políticamente correcto...
Yo estoy de acuerdo contigo, la política y el deporte no los veo de la mano, y mucho menos en un deporte como el nuestro, La o El Maratón¡¡¡ donde brilla el compañerismo por encima de todo¡¡¡

Darío Collado dijo...

Por eso te digo, doy mi opinión pero entiendo que no todo el mundo se quiera mojar o la comparta.
Aún así, me parece interesante recalcar que 'no es solo un libro sobre Maratón' sino que tiene una parte política... a mencionar.

Un saludo Nacho!

Anónimo dijo...

Este libro efectivamente lo publicó primero su autor solo en Catalunya y en catalán, pero para esta edición en castellano cambió la portada, en la edición catalana la portada era él corriendo con una camiseta de tirantes con la bandera catalana, con lo que supongo que el editor le recomendó cambiarla para la edición para el resto de España.

Como bien dices mezclar política con deporte malo, y más en nuestro mundo aficionado y popular.

Dicho esto, yo sigo su blog o pagina web donde se puede ver todas las maratones que ha corrido (mas de 100) por todos los rincones del mundo.

Darío Collado dijo...

Desconocía el detalle que comentas, anónimo.
Tienen muchísimos mérito sus andanzas maratonianas por el mundo, eso no lo voy a negar.