lunes, 4 de agosto de 2014

Fin de la temporada 2013-14

Si el año pasado echaba literalmente la persiana a mi temporada el 15 de julio para preparar el Maratón de Frankfurt, esta lo hago el 3 agosto como preludio para empezar hoy lunes con la base de mi octavo maratón.

Recapitulemos lo que dio de sí la temporada de correr que ayer finalizó:

Entrenos
3.000 kilómetros (apróximadamente) en 12,5 meses seguidos (2.902 en 2012-13) +98K.
240K mensuales (252K en 2012-13) -12K/mes.
60K mensuales (63K en 2012-13) -3K/mes.

Carreras
15 carreras (igual que la temporada anterior)
3 maratones (en 2.51, 2.56 y 3.33 como liebre, en mi tercera temporada de maratoniano vs 2 el año anterior en 2.47 y 2.55)
2 medias maratones (1.20 y otra en 1.43 de liebre vs 3 el año anterior en 1.17, 1.18 y 1.21)
5 de 10K (1 en 36', 2 en 37' y 2 de acomapañar vs 7 el año anterior con 4 en 35's, 1 en 36'...)
4 más en distancias desde los 3 kilómetros hasta los 11.
1 carrera de montaña de 12K ¡DEBUT!
Nada en pista. Igual el año pasado solo de forma extraoficial el mil de Aluche.

Mejores Puestos
5º Carrera Parque Humanes
19º Media Maratón de Ávila
24º Dos Leguas Fuente de la Chopera
29º Races Trail Running Hoyo de Manzanares

Mejores Tiempos
36.33 (Canillejas 10K) VS 2012-13 35.00 (Trofeo Páris 10K)
1.20.58 (Media de Ávila) VS 2012-13 1.17.05 (Media de Getafe)
2.51.42 (Maratón de Frankfurt) VS 2012-13 2.47.28(Maratón de Valencia)

Balance
No ha sido una temporada fácil, para que nos vamos a engañar.
Es curioso como leo ahora la misma reflexión del año pasado y en el trasfondo encontraba un lamento a pesar de haber conseguido MMP en Maratón y buenas carreras de 10K y Media Maratón.
Este año, la cosa ha sido bien diferente y ahora el 'lamento' si que está justificado. Los números anteriormente expresados, otras veces fríos, dicen bastante de lo que aconteció durante estos últimos 12 meses y medio.

Lo importante de mi año siempre es el Maratón y lo demás queda aderezado de forma secundaria. Vuelvo a repetir los 3.000 kilómetros de otras temporadas, y ya van 3 consecutivas, y añado una incursión en la montaña, divertida, que seguramente repita a futuro.

Por lo demás, para resumir, digamos que mantuve una buena forma de julio a octubre, justo una semana antes de Frankfurt cuando reapareció mi problema de pisada y descompensación bascular de Milán. Apenas 4 meses, sólo un tercio de la temporada duro mi 'fuego' este año donde me encontraba bien en los entrenos, completé buenas sensaciones, como en Humanes o en la Media de Ávila (a pesar de su dureza) y de estar configurando la forma en pleno verano, incluso corriendo en vacaciones.
Apenas dos semanas antes de mi primer envite con Filípides en Alemania me encontraba genial, con el menor peso en Maratón de siempre (unos 67 kg) y con ganas de asaltar mi 2.47.28 del año anterior.
La cosa no pudo ser e incluso llegué a temer por mi participación, llevándome un buen masaje en la propia Feria del Corredor del bloqueo que llevaba.
Pude defender la plaza en una carrera 'perra' con mucha lluvia y viento consiguiendo un 2.51 largo del que estoy muy orgulloso. Sin embargo fue el comienzo del resto de mi mediocre temporada.

El resto del año fue completarla. Consciente de mis problemas físicos y en un bucle de 'no encontrarte bien entrenando, por lo que no rindes ahí, ni en carreras, por lo que tampoco te ves motivado ni capacitado para darlo todo en el parque ni en la competición por si acaso te lesionas...'.
Con ese freno de mano echado paso los últimos 8 meses: desde noviembre en Canillejas con mi mejor marca del año en 10K (36'33'' cuando normalmente después de un Maratón podría hacer 35' sin problemas...) y demorando empezar a preparar Sevilla (que tanto me ilusionaba cuando me inscribí el verano pasado) hasta diciembre pues veía que el físico no acompañaba ni la forma era la adecuada con visitas incluidas al osteópata y estiramientos en casa de todo tipo.

Cambio de chip y de año: empiezo 2014 y decido que sigo corriendo hasta verano en modo 'mantener', lidiando con las responsabilidades profesionales, formativas y familiares que cada vez más me acorralan, ya voy sabiendo que con X entrenamiento termino un Maratón y sin lesión. Por lo que procuro disfrutar, dentro de mis posibilidades. Así completo Sevilla en 2.56 y liebreo a mi amigo Ricardo en 3.33 en Madrid.
Al final de la preparación sevillana y en la carrera madrileña encuentro algunos de los mejores momentos de esta temporada.

Vuelvo a lo mismo de siempre: las marcas no me dan satisfacción plena, ni quiero que lo hagan en mi cabeza porque de lo contrario, si solo vivo de eso, estoy perdido aunque a nadie le amarga un dulce.

Mi principal problema desde hace un año y medio apróximadamente es que no me encuentro cómodo corriendo, ya sea en postura o en pisada, en esfuerzos veo que la cosa se carga y así es difícil preparar pruebas y sacar frutos.

Es mi principal reto de cara a la temporada que empiezo hoy mismo.

La pasada queda ahí como una más que me ha aportado un cambio de perspectiva respecto a lo que soy como corredor, y lo que significa correr para mí, algo perenne que deseo que siempre me acompañe pero que debo ser consciente que unas veces por salud, otras por tiempo no seré capaz de encontrar las sensaciones o las marcas buscadas y a pesar de eso... debo continuar y disfrutar con lo que tenga en ese momento. ¿Por qué? Porque esto me gusta y forma parte de mí, no hay más.

Y en esas estamos y es la enseñanza fundamental que aporta esta 'bizarra' temporada de 'quiero y no puedo' y de auto-descubrimiento, de mucha paciencia, de tesón y de seguir a pesar de todo.

Sin embargo, a pesar de los pesares, tengo fe y creo que volveré a recuperar momentos buenos durante este año.

Feliz verano a todos.

6 comentarios:

Isaac Rodríguez dijo...

Esa busqueda de la marca es lo que le da la vidilla a esto del correr. Una pena que esos problemas de pisada te hayan amargado pero ya te digo que querria para mi una temporada como esta. Un saludo

amj dijo...

Muy buen análisis Darío! Ya se sabe que los corredores somos inconformistas por naturaleza, siempre queremos más, pero a mí me parece que has hecho un año muy decente para los condicionantes que has tenido.
Feliz verano!
Saludos,
Alberto

Juanqui dijo...

"Vuelvo a lo mismo de siempre: las marcas no me dan satisfacción plena, ni quiero que lo hagan en mi cabeza porque de lo contrario, si solo vivo de eso, estoy perdido aunque a nadie le amarga un dulce."

Efectivamente, ya me lo dijiste. Lo importante es disfrutar zancada tras zancada, esa comodidad que buscas. Tiempo al tiempo, sabes que vamso por momentos y somos un cúmulos de cosas y este deporte más aún.

Por cierto, olvidaste poner que este año has hecho tu MMP en la vida.

;)

Un abrazazo

Darío Collado dijo...

Gracias a todos.

@Isaac, bienvenido al blog. Ya sabes, cada uno a nuestros nivel pecamos de inconformismo. Como ya decía por ahí aunque las marcas son importantes para tener objetivos y sentirse bien cuando uno las consigue si tu motivación por correr sólo tira de ahí el recorrido es muy corto porque no siempre habrá mejora. Para eso, mejor engancharse por la sensación, la salud, la compañía, viajar, etc,
Suerte en tus carreras, por cierto, nos veremos en Castellón ;)

@amj, precisamente lo apuntaba más arriba. Al final eres duro contigo como con casi nadie y peinas después fríamente, oye, 3.000 kms, grandes ratos vividos y 3 maratones casa uno a su nivel pues tampoco está tan mal para una temporada para el olvido ;) a veces creo que nos pasamos de exigentes. Pero claro, cada uno soñamos / aspiramos con nuestra mejor versión personal.
Enhorabuena por el esfuerzo en pista.

@Juanqui, me reafirmo en eso una y mil veces. A final creo que lo importante es pasarlo bien, sumar y ser regular. Porque en el momento más insospechado bummm vendrá ese estado de forma que te dejará más contento que nunca.
Gran temporada la tuya, como ya apunté en tu blog, a descansar y a ir perfilando la atractiva próxima campaña.

Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

Ésta es mi opinión y no te voy a engañar. Con esos 60 kilometritos semanales no vas a ningún lado, Darío. Tu marca caerá si llegas mínimo a 100K. De lo contrario, vas a seguir siendo liebre durante mucho tiempo. Ya sé que ahora con la nueva personita las cosas se complican. Pero el mérito se multiplicará también. Ánimo.

Darío Collado dijo...

Gracias anónimo por el comentario, también agradezco tu sinceridad.
Lo de los kilómetros, como bien sabes es anecdótico, explico el porqué: en mi caso son 60 de media semanal durante un año teniendo en cuenta que hay meses de apenas 40 descansando y otros en pleno momento de maratón que rondaré los 80-90. Eso en primer lugar.

Por otro lado, si este año, no he tenido el físico como para entrenar cómo me gustaría, a nivel de pisada y otras sensaciones musculares, veo casi imposible no ya meter 100 sino siquiera 80.
Si yo pudiera y con eso hiciera 2.40 metía 120 como casi hice para Rotterdam, pero mi cuerpo no me deja. Por lo que tengo que buscar como hacerlo.

Si a eso le sumas mi nueva situación y que, a dios gracias, no sólo me dedico a correr sino que también le meto tiempo a estudiar (ADE e inglés) y por supuesto el trabajo... Pues encuentro que estoy donde puedo y quiero ahora mismo.

Aún así, espero sobre todo meter calidad, más que cantidad, con un plan de 80-85 kms he sigo capaz de hacer 2.47 pero claro para eso necesito salud para meter ritmos, en mi caso los kms no son tan importantes.

Un saludo.