martes, 11 de enero de 2011

Caídas que hacen reflexionar

Llegó el gran día y a pesar de las tremendas lluvias del día anterior, amaneció espléndido y apenas quedaban algunos restos de lo acontecido horas atrás en tramos con mayor barro del habitual y en el entarimado del parque, mojado, y con peligro de resbalar en caída libre.

Así le advertía a mi hermano, que también vino al Trofeo Páris, antes de empezar. 'Haz lo que digo y no lo que hago' debió pensar más tarde cuando le contaba que apenas 1,5K después de
haber comenzado en el giro a derechas que viene de asfalto hacia la madera me estampaba con mis zapatillas de ballet, neumáticos nada adecuados para el circuito.


Ahí terminó el intento de hacer una buena carrera.
Me levanté rápidamente, hice el esfuerzo de coger al grupo en el que iba y tras algunos kilómetros buenos, la zona del tobillo y del golpe dolió poderosamente los últimos, tanto que me hicieron terminar como pude, más agónicamente de lo habitual.

Foto cortesía de Javier Heras 'Txamo'

El caso es la carrera parecía que lo tenía casi todo para hacer un buen registro. Un grupo de ritmo uniforme y exigente con Nacho, Claudio Luna y compañía, el llaneo, el buen día y la buena forma atesorada.

Sin embargo, y aunque no te des cuenta de los 'contras' también estaban en el otro lado de la balanza las 3 carreras rápidas (en 35's) en menos de un mes, los giros, el circuito sin descanso, y también mi grado de torpeza por no advertir suficiente tiempo antes la posible caída en dicho punto.

Foto cortesía de Javier Heras 'Txamo'

Hubo momentos en los que no disfruté nada corriendo, hubiera sido un buen día para pararme por primera vez pero preferí terminar. El domingo, odié los diezmiles, demasiado agónicos, y parecía encontrae la coartada que necesitaba para terminar de dar el salto a distancias mayores. Sé que esa sensación pasará, y esa rabia me hará entrenar más y mejor, como espero que también lo haga el dolor en el tobillo pero ahora mismo es lo que siento.

Además, me volví a ver con mucho peso. Veo fotos mías y de corredores que van parejos a mí, y me pregunto como puedo correr en igualdad de condiciones con semejante tonelaje. También ando dándole vueltas a este punto... responsable de que las series me cuesten mucho más y también el desarrollo en carrera, también el fondo al final de las mismas.

Foto cortesía Gacelas de Madrid.

Aquí termina la anti-crónica del Trofeo Páris, plagado de reflexiones sin solución inmediata. Fantástica carrera que nunca dejaré de recomendar. Mis números en cada kilómetro:

K1) 3'19''
K2) 3'29''
K3) 3'31''
K4) 3'34''
K5) 3'35'' 5.000 metros en 17'32''
K6) 3'36''
K7) 3'34''
K8) 3'32''
K9) 3'39''
K10) 3'42''

10 comentarios:

Arturo Pardo Gonzalez dijo...

Feliz año amigo , estoy con tus mismos pensamientos , se me hacen muy agónicas las carreras de 10km pero en el fondo nos va la marcha.

Estas muy bien y en breve estarás a tope , sigue entrenado y no te preocupes el ver a corredores más finos corriendo a ritmos que tu llevas ,lo importante es vas fenomenal.

Me alegro de que la caída sólo fuese el golpe.

Un abrazo y dale duro
Arturo

Juanqui dijo...

Ánimo Darío, paciencia y constancia, todo llega y las marcas que tu manejas no están al alcance de cualquiera.
Cómo decían en una buena peli “¿Por qué nos caemos? Para volver a levantarnos”

¡Un saludo!

gargar dijo...

Y lo que mola ganar a los que están más finitos??? jejeje

Cosme J. Gómez dijo...

Hola Darío

Joder! Tú estás fino, fino. No sé si de peso,pero sí de estado de forma. Los cronos que estás haciendo ahora, a principio de la temporada, son bestiales. Joder! Has quedado el 19 en el trofeo Paris y cayéndote. Sé que estás buscando reducir tus marcas, pero es que debes ver que son ya de un alto nivel.

Cosme J. Gómez dijo...

Perdona, que has quedado el 17m que he leido mal

IMPALA dijo...

Cuando uno se mueve en la frontera entre el 35 y el 34 la agonía esta garantizada. Yo creo que hiciste una muy buena carrera (mucho más considerando tu caida). Tengo claro que el Páris no es una carrera para mejorar nuestras marcas, pero si para sacar una buena mañana de sufrimiento voluntario de esos que te dejan agusto.
A seguir dándole. Nos vemos. Un abrazo

Cosme J. Gómez dijo...

De todas formas, Darío, creo que corriendo a 3:30 min/km, las únicas personas que no van agónicas son Kipchoge, Bekele, Gebresselassie y alguno más jejeje

Darío Collado dijo...

Lo primero, gracias a todos y comentar que la caída fue un susto llevo dos días rodando y el tobillo no se ha resentido :)

@Arturo
Sí, ya lo sé, ya lo hemos hablado ;) gracias por los ánimos, en Laredo lo reventamos :)

@Juanqui
Lo cierto es que me he caído tantas veces, corriendo y metafóricamente en forma de lesión que ya estoy acostumbrado pero la última que llega te fastidia, sobre todo cuaándo no la esperas. Gracias!

@gargar
ya! pero me molaría más ;) tener menos peso y saber lo que se siente, joder que hay gente con 10 kilos menos que yo que corre lo mismo que el que suscribe, no es posible!

@Cosme
Gracias. Son marcas buenas pero si quiero que lleguen a ser mejores necesito soltar lastre, llega un momento en el que no hay muchos apartados de dónde recortar, en mi caso todavía tengo margen en ése.

@IMPALA
Cada vez más agónicos sí, y más en un circuito así. Me hubiera gustado seguirte más pero no pudo ser :( espero que en la próxima podamos dar caña juntos!

Un saludo a todos y lo dicho, muchas gracias por los ánimos que ayudan y mucho :)

JUAN dijo...

Lo importante es que vuelvas a tener ganas de volver a disfrutar corriendo. Me da que el disgusto te durará poco.

Por hacer que veas un lado bueno: te has podido lesionar de verdad, así que con salud y ganas siempre nos quedará una bala por tirar...

Y otra. Los que no bajamos del 40', nos parece increible que te decpecione no bajar de 34. Pero entiendo que es igual para todos, cada uno a su nivel.

Feliz año!

Darío Collado dijo...

Das en lo cierto Juan, en realidad lo mejor es que lo peor no pasó, y punto, todo lo demás debe ser secundario.
Pero en ése momento juras en arameo por tu mala suerte y las sensaciones posteriores que no acompañan.
Hoy, y más después de ese día, quiero entrenar, entrenar y entrenar y darle caña a esas marcas pendientes.
Como dices, cada uno a su nivel, como cuando yo leo a los 32' porque no han bajado a 31' y me quedo con la boca abierta ;(
Pero en el fondo, las sensaciones y los sentimientos son los mismos: queremos mejores y alcanzar nuestros objetivos soñados.

Un saludo!