lunes, 30 de enero de 2017

Y si...?

Y si... Se  hubiera ido ya el dolor para siempre (siempre, menudo término, ¡qué categórico!)

Y si... Pudiera volver a correr como solía.

Y si... Me atrapara otra vez esta locura de deporte.

Llevo unas semanas en las que parece que ya no hay molestia donde antes la había. Rodajes de 5-7K donde aunque pudiera rodar a 5' salía mosqueado de aguantar el mal rato.

Sin embargo, he encadenado ya rodajitos de 10-14K de forma regular (cada fin de semana desde septiembre) en los que he ido incrementado el ritmo (ya me salen a menos de 4'40''... recordemos que nunca rodé más rápido que esto para Maratón, sin mucho esfuerzo) y donde la sensación de control vuelve a aparecer.

Ayer para celebrar este mindset que notó desde hace un tanto, me metí en uno de mis sitios favoritos, el Pinar de Barajas, donde a nivel muscular debes estar bien para subir, bajar y girar.... y me encontré en la gloria, junto a una lluvia fina melancólica parecía que estuviera preparando Frankfurt, Milán o Rotterdam hace unos años.

Solo el tiempo lo dirá, como de costumbre, pero ahora mismo, sin presión, y disfrutando el momento me lo estoy pasando en grande.

Solo salud y tiempo, solo salud y tiempo.