miércoles, 21 de diciembre de 2016

Volviendo al lugar de los hechos

Aranjuez fue el último diezmil que corrí apenas unos días antes de que tuviera mi caída de moto hace dos años.

Quizás por eso era particularmente importante volver al sitio donde corrí por debajo de 4' por última vez, como el que sale a rodar, apenas una semana después de una carrera de las empresas y solo dos de un Maratón de a 2.53.

Estos meses han sido buenos, qué carajo, muy buenos. Siento que las fuerzas vuelven y que esto empieza a configurarse en lo que parece una vuelta. Al nivel que sea, insisto, pero una vuelta.

Durante la semana intenté levantar (y levantarme) el ánimo a mi gran amigo Ricardo con el objetivo de que pudiéramos estar A por debajo de 39.40 (su MMP) y, en mi mejor sueño, B por debajo de 39'... al final, no salió ni lo uno ni lo otros: 39.56 para mi, 39.59 (justo por un segundo bajando de 40') pero otra gran carrera compartida juntos de esas que tanto valoramos y que antes no compartíamos con dorsal de forma tan asidua.


El correr me volvió a enseñar este fin de semana que cuando solo haces mantenimiento (semanas muy complicadas de carga en el trabajo y fuera de él...), tu evolución llega hasta cierto punto, si quieres más, pues tendrás que ofrecer más... de perogrullo, vamos.
Junto a esto, necesitas del coco para tirar. No hay mucho más :)
Si eso aparece, los dos factores, quiero decir, solemos decir que 'ha habido suerte' pero yo creo que se trata de otras cosas...


Conclusión: estoy feliz porque recupero este mundo, lo puedo compartir con grandes amigos y, me gustaría probar a subir un día más en enero en las semanas de entreno, todavía sin pretensiones, pero pasar a 3 días por semana para notar más gasolina y aguante. Para seguir reconciliándome con esto :)


Pasen unas fantásticas fiestas, ¡un fuerte abrazo a todos!