martes, 27 de octubre de 2015

Maratón de Múnich y Cumpleaños

En recientes fechas (día del Pilar y 18 de octubre) asistí a dos momentos que, normalmente, me aportan una gran fuente de energía en términos de correr.

Por un lado, la cita de un Maratón en una ciudad extranjera, por otro, cumplir años mirando atrás con todo lo recorrido pero sobre todo al presente y al futuro con todo lo que me queda por hacer en lo relativo a correr.

Este año ha sido diferente, muy diferente. Y no peor.
Algunas veces necesitas caerte, nunca mejor dicho, para apreciar todo lo que de verdad importa y continúas teniendo, más allá de pasiones, la vida sigue.

A diferencia de Ginebra, decidí que SÍ me apetecía viajar a Múnich a disfrutarlo con la familia (primer viaje del peque de 15 meses a tierras foráneas, todo un reto ;) y la verdad es que lo viví apasionadamente. Un viaje sin apreturas ni estreses relativos a lo que comporta un Maratón.
Topé con la prueba en un par de ocasiones y la miré, como el que mira a eso que quiso, perdió y ya, en la distancia (casi un año, no olvidemos), no le angustia apenas nada.


No me preocupa que no me duela anímicamente, casi que me alegro. Puedo hacer deporte, principalmente con mi peque, con el que no dejo de ir a nadar, montar en bici o incluso correr (ya pondré por aquí foto y artículo de nuestro carrito de marras ;) y solo espero que en algún momento la rodilla se estabilice lo suficiente para, si bien sé que será casi imposible volver a correr un Maratón, al menos poder hacer kilómetros con autonomía y sin molestias.
Ni más, ni menos.
Aún así, por suerte, el cuerpo y la cabeza tiene mecanismos de defensa sin los cuáles determinados eventos serían ciertamente difíciles de digerir. Un brindis por ellos :)


Puede que un día divise ése mítico OlympiaStadiom a lo lejos apenas a unos kilómetros de finalizar un enésimo Maratón o puede que, simplemente, regrese a Múnich (ciudad que me encantó) para disfrutar de unas vacaciones u otro gran fin de semana con el objetivo de disfrutar y vivir.

Disfrutar y vivir, no hay más.


Disfruten sus paseos, kilometradas, retos y Maratones.

PD: a mis 34 años les pedí muchas cosas, veremos si me concede poder correr como ya he descrito. Un año para comprobarlo :) 

7 comentarios:

Sosaku Runner dijo...

Muy buenos recuerdos me trae esa maratón. Un abrazo, Darío

maratonman dijo...

Ya tienes lista tu futura cronica maratoniana de Munich porque bien sabes que volver a correr una maraton y mas en Munich no es para nada imposible, de hecho la tienes entre ceja y ceja y te desquitaras¡¡¡,hoy ha comenzado tu cuenta atras.

Darío Collado dijo...

Gracias!

@Sosaku, pensé en ti, en esa crónica y ese gran Maratón sonriendo que te marcaste, otro abrazo gigante!

@maratonman, eres un crack, e inigualable animando, preciosa ciudad para hacer un Maratón, ojalá algún día. Sigue luchando por tus sueños, vales un quital :)

Saludos a todos!

maratonman dijo...

La mente lo puede todo, historias de superacion hay unas cuantas, gente que ha tenido tocada la rodilla y se ha recuperado tambien la hay, asi que Darío manten la esperanza y todo llegara, tienes la gran ventaja de que aun eres muy joven. Mucho animo¡¡¡¡, paciencia y poco a poco que todo llega, solo hay que mantenerse alerta, esperando el momento...que llegara...
Un abrazo artista¡¡¡, pa cracks tu¡¡¡, como corres...

Juan Antonio Chicon Garcia dijo...

El poder de la mente hace cosas increíbles...soy de los que piensa que querer es poder y que con lucha, esfuerzo y costancia, todo se puede lograr. A seguir corriendo y disfrutando de esta "locura" del running. Me gustó mucho tu blog y lo que he estado leyendo. Cuando quieras, te puedes pasar por el mío de igual forma http://runningmiestilodevida.blogspot.com.es/

#TULIMITESTAENQUENOHAYLIMITE

Un saludo desde Cádiz!

NACHO dijo...

Aúpa Dario¡¡¡
Púes solo puedo desearte que se cumpla lo que le has pedido a los 34¡¡¡¡y claro que si, volverás a correr mas pronto que tarde, de eso no tengas duda¡¡¡¡
Un abrazo, y por cierto echo en falta las fotos con esos jarrones de cerveza que se gastan por allí¡¡

Jesus CORRAL TORRES dijo...

Seguro que volverás a correr un maratón, con paciencia y tesón. Un abrazo